Definición de miel

La miel es una sustancia pegajosa que elaboran las abejas para alimentar a sus crías. Estos insectos liban el néctar de las flores y lo transforman en el estómago, produciendo la miel. Luego devuelven ese fluido viscoso por la boca y lo depositan en los panales.

Miel

Aunque su estructura puede variar, los componentes más importantes de la miel son los hidratos de carbono, en especial los azúcares simples como la glucosa y la fructosa. Además incluye disacáridos (sacarosa, isomaltosa, maltosa y otros). Estos elementos le otorgan el sabor muy dulce que caracteriza a la miel.

Ciertos minerales y vitaminas, antioxidantes y aminoácidos también forman parte de la miel, un producto aprovechado por el ser humano desde hace miles de años. Se denomina apicultura a la actividad centrada en la crianza y el cuidado de abejas para la obtención de miel, jalea real, cera y propóleos.

Las características de la miel varían de acuerdo a las plantas y flores que visitan las abejas. Es importante destacar que otros insectos también producen miel, como algunas avispas y hormigas.

El uso más habitual de miel por parte del hombre se encuentra en la pastelería y la gastronomía. La miel se emplea como endulzante en múltiples recetas y como aditivo en distintas bebidas. Hasta puede consumirse directamente sobre panes, galletas o frutas.

Además la miel ofrece beneficios para el organismo ya que funciona como antiséptico y antimicrobiano. Muchas personas consumen miel para aliviar el dolor de garganta, por ejemplo.

Por su elevado nivel de azúcares, sin embargo, su consumo excesivo puede resultar dañino. Tampoco deben ingerir miel los niños menores de un año, ya que los pequeños pueden contraer botulismo por la posible presencia de esporas de una bacteria.

Es importante señalar que el único tipo de miel que existe no es el que producen las abejas, sino que también está el de caña. Este producto no goza de un nivel de popularidad tan grande como el primero, aunque sus propiedades para nuestra salud son realmente dignas de tener en cuenta y evitan la explotación animal al cien por ciento.

Con respecto a su nombre, si somos estrictos debemos señalar que no se trata exactamente de «miel» sino de «melaza» de caña, ya que solamente las abejas pueden fabricar miel. A pesar de esta inconsistencia lingüística, ése es el nombre que recibe en general, el que lleva en las etiquetas y por el cual lo encontraremos en las tiendas.

MielLa miel de caña no es un producto nuevo ni de creación reciente, sino que surgió en España desde el siglo XVIII, en la fábrica de Nuestra Señora del Carmen de Frigiliana, en la Provincia de Málaga. Se obtiene a partir de la caña de azúcar, una planta que también se utiliza en la elaboración del ron. En este caso, se usa una suerte de néctar que contiene todos sus nutrientes.

Este jugo debe atravesar un proceso de filtración y cocción para que se convierta en un jarabe, el que recibe el nombre de melaza o miel de caña. Es importante señalar que no se le añaden productos químicos ni aditivos.

En la miel de caña encontramos todos los beneficios de los nutrientes y los minerales que la planta absorbe a lo largo de su desarrollo. Dado su alto contenido energético, es muy recomendable para quienes realizan esfuerzos considerables a diario, tanto de tipo mental como físico.

Además, la miel de caña fortalece el cabello y lo mantiene en buen estado de salud gracias al cobre que contiene, tiene una acción laxante, sustituye el azúcar en caso de diabetes, es ideal para dietas de adelgazamiento y previene los dolores típicos de la osteoporosis.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2019. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de miel (https://definicion.de/miel/)

Buscar otra definición