Definición de monasterio

El vocablo griego monastḗrion llegó al latín tardío como monasterĭum, que derivó en nuestra lengua en monasterio. Así se denomina al conjunto de construcciones donde los monjes conviven de manera comunitaria.

Monasterio

Los monasterios son edificios que, tiempo atrás, se ubicaban en las afueras de los pueblos. En sus orígenes el término aludía a la vivienda de un único monje, ya que los primeros religiosos cristianos de este tipo eran ermitaños.

Con el paso de los años, los monjes comenzaron a agruparse y a compartir sus vidas y su fe en comunidad. Así surgieron los monasterios y conventos.

Quienes viven en el monasterio deben respetar las normas impuestas por la orden religiosa a la cual pertenecen. Por lo general las reglas incluyen la castidad y el abandono de las posesiones personales.

En este marco se encuentran las denominadas reglas monásticas, aquéllas que deben respetar las órdenes monásticas, las conventuales o mendicantes, entre otras, o sea que abarca tanto la vida de los monjes en los monasterios y la de los frailes en los conventos. Si bien presentan diferencias en diversos aspectos, como ser el grado de clausura (la prohibición de salir del edificio), suelen aplicarse al clero regular y la vida consagrada.

Uno de los conjuntos de normas más conocidos en este ámbito se encuentra en la denominada Regla de san Agustín, redactada por él en el siglo IV con el objetivo de organizar la vida dentro del monasterio de Tagaste, que él mismo había fundado al norte del continente africano. Cabe mencionar que se el término en singular porque al tratarse del ámbito religioso adquiere el significado de «reglamento».

La Regla de san Agustín fue escrita en tres momentos diferentes e incluye normas para las horas canónicas, las cuestiones morales dentro del monasterio y las obligaciones de sus integrantes. Fue adoptada por diversos monasterios de África, más allá del de Tagaste, y unos siglos después se extendió a órdenes clericales como ser los servitas, los mercedarios, los dominicos, los agustinos y los premonstratenses.

Otra regla importante para la vida en el monasterio es la de san Basilio, que también data del siglo IV y se atribuye a Basilio Magno. Se trata de una guía que incluso al día de hoy usa la Iglesia católica para regir la vida en diversas órdenes y congregaciones, las que se conocen como basilianas. Estos preceptos fueron recogidos un siglo más tarde y recién en el 800 el monje y abad San Teodoro de Studion les dio su forma final.

MonasterioLas Costumbres de la Cartuja, por otra parte, es una regla redactada para los monjes cartujos, una orden religiosa fundada por San Bruno en el siglo XI. Las elaboró Guigo I, uno de sus sucesores, en el año 1127 y consta de 80 capítulos. Entre las normas expresadas en sus muchas páginas se habla de la cantidad máxima de monjes permitida por monasterio, de las características de las instalaciones y de los momentos en los cuales podían reunirse.

Aunque los monasterios se asocian al cristianismo, también existen los monasterios budistas, los monasterios hindúes y de otros credos. Más allá de sus diferencias, en todas estas viviendas se congregan aquellos que desean consagrar su vida a Dios o a lo espiritual.

En el caso de los monasterios cristianos, la iglesia es el edificio más importante del monasterio. Además disponen de otros ambientes y zonas como el claustro, la biblioteca, el comedor y los dormitorios.

Uno de los monasterios más conocidos es el Monasterio de El Escorial que forma parte del Patrimonio de la Humanidad protegido por la Unesco. Fue construido en el siglo XVI en San Lorenzo de El Escorial (España) e incluye, además del monasterio propiamente dicho, un palacio real, un colegio y un panteón, entre otros espacios.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2019. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de monasterio (https://definicion.de/monasterio/)

Buscar otra definición