Definición de perfección

Si queremos conocer, en primer lugar, el origen etimológico del término perfección, tenemos que irnos, simbólicamente hablando, hasta el latín. Y es que deriva de la palabra “perfectio”, que puede traducirse como “la acción de dejar algo acabado” y que se encuentra compuesta por tres partes diferenciadas:
-El prefijo “per”, que es equivalente a “por completo”.
-El verbo “facere”, que es sinónimo de “hacer”.
-El sufijo “-ción”, que se usa para indicar “acción y efecto”.

Perfección

Perfección es un concepto que se refiere a la condición de aquello que es perfecto. Lo perfecto, por su parte, es lo que no tiene errores, defectos o falencias: se trata, por lo tanto, de algo que alcanzó el máximo nivel posible.

Por ejemplo: “El evento se desarrolló a la perfección, de acuerdo a lo planeado”, “La jugada diseñada por el entrenador se plasmó en el campo en la perfección y el equipo local pudo ganar por un punto”, “Cada uno de nuestros diseños aspira a la perfección”.

En el ámbito del Derecho se utiliza con mucha frecuencia el término que ahora nos ocupa. En concreto, se emplea para referirse a ese momento de un procedimiento en el que se cumplen todos los requisitos establecidos. Una situación que lleva, por tanto, a que nazcan tanto los derechos como las obligaciones de quien ha reunido aquellos.

La idea de perfección puede variar de acuerdo a la concepción filosófica. Para los católicos, lo único perfecto es Dios: no existe perfección fuera de Él. En este sentido, es imposible alcanzar la perfección en ninguna acción o creación del ser humano.

Es posible, sin embargo, afirmar que algo ha alcanzado la perfección cuando se desarrolla tal cual estaba previsto. En este caso, la perfección se asocia a un objetivo cumplido, sin que se registren fallos. Si en un festival artístico, el cronograma se cumple sin alteraciones, los artistas quedan conformes con sus participaciones y el público disfruta del evento, podrá decirse que todo salió a la perfección.

Dentro de la Psicología, existe lo que se conoce como perfeccionismo. Viene a ser la creencia que considera que se puede y se debe lograr la perfección. De ahí que se vea la misma como una manera de incentivar a las personas a esforzarse, a motivarse y a intentar alcanzar todo lo que se han propuesto.

No obstante, hay quienes creen que esa idea no hace nada más que dañar al ser humano, oprimirle y tenerle siempre sujeto a que debe alcanzar la perfección en los diversos aspectos de su vida. Tanto es así que se considera que puede llevar incluso a la depresión y a un estrés considerable.

La perfección incluso puede ser subjetiva y estar vinculada a la estética. Un individuo puede creer que una cierta pintura o una escultora refleja a la perfección aquello que pretende transmitir, mientras que otro sujeto puede pensar algo diferente y considerar que la obra en cuestión tiene defectos en su presentación.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de perfección (https://definicion.de/perfeccion/)