Definición de sigilografía

La sigilografía es la disciplina dedicada al análisis de los sellos que se utilizan para el cierre de pliegos y la autorización de documentos. Se trata de un método que se emplea en la historia, la arqueología, el derecho, la heráldica, la diplomacia y la genealogía, entre otras áreas del conocimiento.

Sigilografía

La finalidad de la sigilografía es estudiar, de manera crítica, aquellos sellos que históricamente se han empleado para validar o para autorizar determinada documentación, ya sea estatal o privada.

El objeto de estudio de la sigilografía, por lo tanto, son los sellos: las impresiones que se obtienen a partir de la presión que se ejerce con una matriz para dejar un registro en una superficie. El sello puede estar hecho con lacre, cera, papel, metal u otro material que permita estampar un signo.

El sello medieval es uno de los más estudiados por los expertos en esta disciplina ya que en aquella época era habitual que tanto reyes como nobles y demás figuras de relevancia recurrieran al empleo de ese elemento para poder certificar sus documentos y dejar constancia de que eran ellos los que los avalaban. Así, por ejemplo, no hay película o serie medieval en la que en algún momento no aparezca uno de los personajes lacrando sus cartas.

Gracias a la sigilografía, se puede obtener conocimiento vinculado a las costumbres, la política y el arte de cada época. Esto se debe a que los sellos plasman diversas cuestiones propias de su tiempo en los documentos en los que se aplican.

Es importante saber que fue en el siglo XIX cuando varios estudiosos e historiadores le dieron forma a la sigilografía como la entendemos. Y es que en ese momento tomaron la decisión de hacer que la misma se pudiera convertir en una herramienta imprescindible para conocer el pasado, es decir, que se pudiera emplear como fuente histórica.

En concreto, esa fue una medida que desde el primer instante apostaron por impulsar figuras de la talla de Otto Posse, Germain Demay, Hermann Grotefend o Douet d´Arcq.

Al momento de uso, el sello tiene valor jurídico. Con el paso del tiempo, sin embargo, adquiere otros valores, como el valor histórico o el valor cultural, que son estudiados por la sigilografía.

En la actualidad, la sigilografía resulta importante en el ámbito del coleccionismo ya que proporciona información de interés sobre los sellos. La disciplina permite realizar una valoración de cada pieza y, de este modo, valora también la colección de sellos en cuestión.

Otros datos interesantes que merece la pena conocer al respecto de los sellos son los siguientes:
-Podían tener una cara estampada o directamente las dos.
-En la leyenda que incorporan vienen a dejar patente el titular o dueño del sello.
-Entre las formas más comunes que pueden presentar los citados sellos están la ovalada, con forma de escudo, redonda, con apariencia de huso…
-Por regla general, el tamaño de los sellos que procede a estudiar la sigilografía suele ser muy variado. Y es que los hay que tienen apenas unos milímetros de tamaño y otros que alcanzan los 15 centímetros.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de sigilografía (https://definicion.de/sigilografia/)