Definición de tocayo

Tocayo es un concepto que se utiliza cuando dos personas comparten el mismo nombre. Esto quiere decir que si dos hombres se llaman de forma idéntica, ambos serán tocayos. Por ejemplo: Juan Pérez y Juan Gómez son tocayos que ambos tienen el mismo primer nombre (Juan).

Tocayo

Con respecto a la etimología de la palabra tocayo, la mayoría de los especialistas indican que su origen se encuentra en una frase que las mujeres repetían en latín durante la celebración de su matrimonio para aceptar el apellido de su esposo: “donde te llamen Cayo, allí seré Caya”. Partiendo de esta teoría, algunos señalan que probablemente comenzó tratándose de un término que indicaba la coincidencia de nombre entre un hombre y una mujer, salvando el género, y que con el tiempo se extendió al uso que hoy le damos.

Por lo general, para indicar que dos o más individuos son tocayos sólo se toma el primer nombre, también conocido como nombre de pila. Esto se debe a que todos los integrantes de una familia comparten el apellido. Por lo tanto, si se considerara el apellido, todos los familiares sanguíneos serían tocayos.

De este modo, son tocayos aquellos que tienen el mismo primer nombre. Hay nombres que son muy populares y que, debido a su frecuencia, generan un gran número de tocayos. Eso sucede en varios países latinoamericanos con nombres como Juan, Carlos, María o Cristina. En cambio, cuando los nombres son menos usados, encontrar tocayos es más complicado. Si un joven argentino se llama Hermenegildo, le resultará bastante difícil encontrarse con un tocayo. Lo mismo le ocurrirá a una mujer llamada Rigoberta.

En algunos casos puntuales, los tocayos también comparten apellido pero, sin embargo, no son familiares. Puede haber dos mujeres -que ni siquiera se conocen- llamadas Mariana López: ambas serán tocayas y además homónimas, ya que sus apellidos también son iguales. Esta particularidad puede dar lugar a confusiones de distinto tipo, incluso a nivel burocrático. Cada persona, de todos modos, cuenta con su propio documento de identidad que le permite ser reconocida como un individuo ante los organismos del Estado.

TocayoAunque este no sea un tema del cual nos ocupemos a menudo, si no fuera por el número o la serie de caracteres que identifica a cada habitante de un país, las personas homónimas, y a veces los tocayos, deberían atravesar un gran número de confusiones a la hora de hacer trámites tan simples como reservar una habitación de hotel o inscribirse en un centro educativo. El número de documento es único e irrepetible, y esto nos asegura nuestra individualidad frente a cualquier organismo del Gobierno o empresa privada.

Encontrarse con un tocayo puede llegar a ser una experiencia divertida e incluso enriquecedora para una persona. Durante nuestra crianza, lo normal es que aprendamos a conocer los límites de nuestra libertad y, de este modo, el espacio que ocupa cada uno de los individuos que nos rodean, aunque esto nos toma mucho tiempo, a lo largo del cual gozamos de un poder mayor al que realmente tendremos cuando alcancemos la adultez, especialmente si nuestros mayores nos malcrían.

Descubrir y comprender estas cuestiones es fascinante para un niño, le permite hacerse una idea de lo especial que puede ser el paso por la vida. Pero, con el correr de los años, nos vamos encontrando con numerosas situaciones que nos demuestran la importancia de los demás. Todos somos únicos: tanto los animales como las plantas y cualquier otro componente de este planeta, el cual no hemos creado sino que nacimos en él, y por eso debemos respetarlo. Cruzarse en la escuela con un tocayo puede ayudarnos un poco a reforzar estos conceptos; cuando dejamos de ser la única “Cintia” o el único “Hernán” en nuestro mundo, entendemos que debemos esforzarnos en hallar lo que verdaderamente nos vuelve especiales.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de tocayo (https://definicion.de/tocayo/)

Definiciones Relacionadas