Definición de apodíctico

El término griego apodeiktikós pasó al latín como apodictĭcus, que llegó a nuestra lengua como apodíctico. El concepto se emplea en el terreno de la filosofía para calificar a aquello que resulta válido o cierto de forma demostrable e incondicional.

Apodíctico

La noción de apodíctico aparece con frecuencia en la lógica aristotélica, tal como se conoce a la doctrina desarrollada a partir de las obras de Aristóteles. Para este filósofo de la Antigua Grecia, una proposición es apodíctica cuando es evidentemente válida o forzosamente inválida. Así diferencia estas expresiones de las proposiciones asertivas (que se encargan de aseverar si una cosa es o no es) y de las proposiciones problemáticas (reflejan la posibilidad de que una cosa resulte verdadera).

Podemos entender las diferencias entre estas proposiciones a través de ejemplos. El enunciado “Cuatro más tres es igual a siete” es apodíctico: es necesariamente válido. No tolera una contradicción ya que “cuatro más tres” siempre será “igual a siete”. En el marco de la lógica, no existe ninguna posibilidad de discutir la validez del enunciado ya que acarrea una verdad necesaria y es evidente por sí mismo.

En cambio, una frase como “El Everest es más alto que el Aconcagua” resulta asertórica debido a que se limita a afirmar que algo “es”. Una proposición problemática, por su parte, es “Una familia puede tener más miembros que un pueblo”: indica una posibilidad.

Apodíctico, por otra parte, puede ser un estilo argumentativo que desarrolla un individuo cuando expresa un juicio como una verdad categórica, más allá de que no resulte necesario hacerlo.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de apodíctico (http://definicion.de/apodictico/)