Definición de branquias

El vocablo griego bránchia derivó en el latín branchĭa, que llegó al castellano como branquia. Se llama branquia a un órgano del aparato respiratorio que tienen diversos animales acuáticos.

Branquias

Las branquias, que pueden ser externas o internas, están compuestas por filamentos cuyo origen es tegumentario. Estos órganos permiten al animal obtener el oxígeno que se halla en el agua y, de manera simultánea, expulsar dióxido de carbono al entorno.

Una vez absorbido, el oxígeno llega a los fluidos del animal y luego a las células, que lo necesitan para respirar a través de las mitocondrias. La respiración celular genera dióxido de carbono, que las branquias permiten eliminar del organismo.

Puede decirse, por lo tanto, que las branquias (también llamadas agallas) son las estructuras donde se lleva a cabo un intercambio de gases que recibe el nombre de hematosis. Gracias a las branquias, los animales pueden respirar debajo del agua.

Existen dos grandes tipos de branquias. Los anélidos y los moluscos, entre otros, disponen de apéndices ramificados. Los peces, en cambio, cuentan con hendiduras que establecen una comunicación entre el exterior y el tubo digestivo. De esta manera, el agua ingresa por la boca del pez y luego sale por estos orificios. En el proceso, la sangre es oxigenada y se expulsa el dióxido de carbono.

Cabe resaltar que hay especies cuyas larvas tienen branquias para respirar de forma subacuática, pero que en la adultez desarrollan pulmones que les permiten respirar en la superficie terrestre. Ese es el caso de los anfibios como las ranas.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de branquias (http://definicion.de/branquias/)