Definición de callo

Se denomina callo –término que procede del vocablo latino callum– a una dureza que se genera en tejidos vegetales o animales como resultado de un roce o de una presión que se ejerce sobre la zona.

Callos

Este estímulo provoca la muerte de células que quedan en la epidermis y luego son compactadas, acumulándose queratina. Así se produce el endurecimiento de la piel que se conoce como callo.

Por lo general los callos aparecen en el codo, en la mano o en el pie, ya que son sectores que suelen estar sometidos a fricciones. Cuando se registra una sobrecarga en la piel, el organismo desarrolla el callo como mecanismo de defensa. La formación del callo también se conoce como hiperqueratosis.

Los callos pueden ser quitados por un especialista a través de distintos métodos. De todos modos, resulta imprescindible conocer por qué se genera el callo ya que, de lo contrario, volverá a aparecer tras ser eliminado. Si el callo aparece en un pie, por ejemplo, un podólogo debe analizar la situación para descubrir qué produjo un funcionamiento anómalo del pie.

El concepto de callo también se utiliza para nombrar a la cicatriz que se genera donde se reúnen las partes de un hueso que se había fracturado y que ahora está recuperando su continuidad; a los extremos de una herradura; y a las chapas que se utilizan para reforzar las pezuñas de algunos animales.

En el ámbito de la gastronomía, los callos son trozos de estómago vacuno que se guisan. Una de las recetas más populares con este ingrediente son los callos a la madrileña, que también llevan morcilla y chorizo y que se preparan con salsa de tomate, ajo y diversas especies.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de callo (http://definicion.de/callo/)