Definición de combustión

La etimología de combustión nos remite al vocablo latino combustio. El concepto hace referencia al acto y resultado de quemar o de arder: someter a la acción del fuego.

Combustión

Por ejemplo: “La combustión destruyó la cabaña en cuestión de minutos”, “Los bomberos explicaron que la combustión se inició por las altas temperaturas y la acción del sol sobre los fardos”, “Un fallo en el sistema refrigerante causó la combustión que quemó el cohete”.

Si nos centramos en la química, se llama combustión a la reacción que se produce entre un material oxidable y el oxígeno, la cual se revela a través de las llamas y genera la liberación de energía. Dicho de otro modo: la combustión implica la oxidación de un elemento mediante un proceso que se hace visible por el fuego y que incluye el desprendimiento de energía a modo de luz y calor.

Para el desarrollo de esta reacción química, se necesita una sustancia capaz de arder (que recibe el nombre de combustible) y una sustancia que genere la combustión (el comburente). Por lo general el comburente es el oxígeno. La reacción hace que los componentes del combustible se oxiden.

Un combustible, para comenzar la combustión, debe alcanzar la temperatura de ignición. Esta temperatura supone que sus vapores arden de manera espontánea. Una vez que el combustible llega a su temperatura de ignición, empieza la combustión.

Es importante tener en cuenta que la energía química liberada durante la combustión puede ser aprovechada como energía mecánica. Esa es la clave del funcionamiento de los automóviles, por citar un caso, cuyos motores se valen de la combustión de la gasolina (nafta) o de otro combustible para obtener la energía que posibilita el movimiento del vehículo.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de combustión (http://definicion.de/combustion/)