Definición de acústica

Acústica, un término con origen en el idioma griego, puede usarse de diferentes modos. Como adjetivo, refiere a lo vinculado al oído (el órgano que permite la audición) o a lo que resulta propicio para que el sonido se genere o se propague.

Acústica

Por ejemplo: “Cuando esta máquina se sobrecalienta, emite una señal acústica para avisar al operario”, “Voy a realizar un acondicionamiento acústico del lavadero para convertirlo en un estudio de radio”, “Por la explosión, el joven sufrió un daño en el nervio acústico”.

La acústica también es la rama de la física que se encarga de la generación, la propagación, el almacenamiento y la recepción de un sonido, un ultrasonido o un infrasonido. De este modo, trabaja con ondas de tipo mecánico cuya propagación se desarrolla a través de una materia gaseosa, líquida o sólida.

Se habla de acústica musical, en este sentido, para nombrar a la especialización centrada en las cuestiones físicas de la música, ya sea en la generación, la emisión o la audición. En estos estudios entran en juego cuestiones objetivas y subjetivas.

La música acústica, por otra parte, es aquella generada sin el uso de electrónica o de la electricidad. Una guitarra acústica, de esta manera, utiliza su caja de resonancia para amplificar los sonidos, a diferencia de la guitarra eléctrica (que transforma las vibraciones de las cuerdas en diferentes señales eléctricas).

Como sustantivo, la noción de acústica alude a las características de un espacio en cuanto a las posibilidades que brinda para recibir los sonidos. Un lugar con buena acústica es aquel que favorece la recepción fiel de un sonido: “Este teatro tiene una acústica excelente”, “No me agradan los conciertos que se realizan en este estadio: la acústica no es buena”.

Por otro lado, hablamos de contaminación acústica para hacer referencia a uno de los problemas más graves de las sociedades modernas, ya que se trata de un fenómeno que afecta nuestra salud sin que seamos conscientes de ellos, simplemente por atravesar los focos de ruido o, peor aún, por permanecer en ellos durante largos períodos de tiempo.

Es importante señalar que la contaminación acústica es una consecuencia casi inevitable de la vida moderna, y por eso representa un desafío muy grande para los gobiernos. Veamos a continuación las fuentes más comunes de contaminación acústica:

Acústica* actividades industriales: en este punto encontramos el efecto que genera la actividad de las fábricas y las minas, entre otros establecimientos. Si las personas a cargo de su organización no toman las medidas adecuadas para prevenir la fuga de grandes niveles de ruido al exterior, entonces se convierten en importantes amenazas para la salud de los ciudadanos;

* medios de transporte: esta es, quizás, la fuente de contaminación acústica más común, o bien la que el público suele percibir como la causa principal de este problema. Se da especialmente en las grandes ciudades, donde el volumen de automóviles que transita las calles es abrumador;

* obras de construcción: sobre todo en las ciudades con una economía sana y creciente, la construcción tiene lugar a lo largo de todo el año, ya sea para ampliar o para mantener los edificios, y esto genera una serie de diversos trastornos, entre los cuales destaca la contaminación acústica. De hecho, los obreros están obligados a utilizar los denominados auriculares de protección, para cuidar sus oídos del ruido que inevitablemente producen sus tareas;

* hábitos sociales: aunque esto tenga lugar principalmente en las zonas céntricas de las ciudades, las actividades nocturnas que incluyen la reproducción de música a una gran intensidad, además de gritos y otros ruidos hasta altas horas de la noche, pueden privar del descanso a los vecinos, lo que repercute en diversos trastornos de salud.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de acústica (https://definicion.de/acustica/)