Definición de ahuyentar

ESCUCHAR

Si analizamos la etimología de ahuyentar, encontraremos que el término proviene del latín effugientāre. Este vocablo latino, a su vez, deriva de fugiens (que se vincula a una huida).

La acción de ahuyentar consiste en provocar la huida de un animal o de un ser humano. Es importante, en este punto, centrarse en la idea de huida: un alejamiento veloz, generalmente motivado por el miedo o desarrollado con la intención de eludir un daño. Ahuyentar supone propiciar esa conducta en otro.

Spray

Los repelentes permiten ahuyentar mosquitos.

Qué es ahuyentar

Ahuyentar, pues, implica realizar algo para alejar a una persona o a un animal. En ocasiones, el acto se concreta cuando el individuo o el ejemplar ya se encuentra en el lugar, mientras que en otros casos es una labor preventiva para evitar la aproximación en cuestión.

Si bien la finalidad de ahuyentar es siempre la misma (poner en fuga o impedir el contacto), las características del proceso dependen del contexto. No es lo mismo tratar de ahuyentar a un ladrón que pretende ingresar a una vivienda que ahuyentar a un lobo que acecha en medio de un bosque.

Incienso

Hay quienes encienden inciensos o sahumerios para ahuyentar malas energías.

Herramientas contra plagas y alimañas

Es habitual que se desee ahuyentar insectos, roedores y otros animales que, por distintas razones, resultan indeseables. Habitualmente esa pretensión está asociada a que los intrusos constituyen una amenaza para la salud o ponen en riesgo plantas, cultivos, etc.

Si se quiere ahuyentar mosquitos, por ejemplo, se puede recurrir a aceites esenciales, velas, productos repelentes o ciertas especies de vegetales. Para ahuyentar ratas, en tanto, es posible apelar a amoniaco o usar un dispositivo con ultrasonido.

No hay que confundir ahuyentar con atrapar, cazar o matar. Ahuyentar supone tratar de apartar o de rechazar; si se coloca una trampa o un cebo con veneno, no se impide el acercamiento, aunque lógicamente imposibilita el regreso del intruso atrapado.

Ahuyentar algo simbólico o no físico

Cabe destacar que ahuyentar puede referirse a la voluntad de apartar una emoción, un sentimiento o incluso una entidad que no es física. A veces, el procedimiento de ahuyentar no tiene un correlato concreto ni se puede demostrar su eficacia, sino que depende más bien de las creencias del sujeto.

Hay quienes encienden inciensos o usan determinados accesorios o prendas de vestir para ahuyentar las energías negativas o las malas ondas. Por supuesto, hay que creer que existen estas energías u ondas para que el deseo de ahuyentar tenga sentido.

Lo mismo ocurre con el objetivo de ahuyentar fantasmas o espíritus. Algunos hombres y mujeres implementan la utilización de imágenes religiosas o realizan conjuros porque sostienen que así mantienen a distancia a estos entes.

Otra posibilidad es que se busque ahuyentar ciertos pensamientos. Supongamos que a un padre lo aterra pensar que a su hijo pueda ocurrirle algo malo. Si bien no tiene la opción de, efectivamente, impedir que el niño padezca ciertas cosas, puede tratar de no angustiarse o deprimirse debido a la aparición de ese tipo de ideas en su cabeza. Así, puede esforzarse para ahuyentar dichas imágenes mentales, reemplazándolas por visiones positivas o concentrándose solo en peligros y riesgos reales que puede minimizar a partir de su intervención.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2022.
Definicion.de: Definición de ahuyentar (https://definicion.de/ahuyentar/)

Buscar otra definición