Definición de alabarda

Alabarda es un término con un recorrido etimológico extenso. Sus orígenes más lejanos se hallan en el vocablo germánico helmbart, que derivó en el alto alemán medio helmbarte: este concepto, a su vez, se forma con helm (traducible como “empuñadura”) y barte (que se traduce como “hacha”).

Alabarda

Helmbarte derivó en el francés hallebarde y en el italiano alabarda. Así llegamos a nuestra lengua, donde la idea refiere a un arma formada por un extenso mango con una punta y una cuchilla transversal que tiene apariencia de media luna por un lado y finalización aguda por el otro.

El asta de la alabarda puede medir hasta dos metros. En el extremo, aparece la punta tipo lanza y la cuchilla con hoja de hacha en un sector y una especie de gancho en el otro.

Se estima que las alabardas nacieron en el territorio chino. En el continente europeo se popularizaron en la Edad Media, ya adoptando sus características más conocidas, siendo usadas por los mercenarios suizos y por guerreros escandinavos y alemanes.

Llegando al final del Medioevo, las alabardas eran usadas con frecuencia en las infanterías, manteniendo esa trascendencia hasta el siglo XVII. La infantería con alabardas incluso se impuso a la caballería pesada en diferentes enfrentamientos históricos.

Actualmente las alabardas suelen lucirse en desfiles y en diversos actos públicos. En esos casos, se exhiben como armas ceremoniales, aunque también hay formaciones que las utilizan como armas de combate, entrenando con ellas. Eso ocurre con los denominados alabarderos de la Guardia Suiza y de la Guardia Real española.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2020.
Definicion.de: Definición de alabarda (https://definicion.de/alabarda/)

Buscar otra definición