Definición de álamo

El álamo es un árbol que forma parte del grupo familiar de las salicáceas. Con esta denominación se conoce a cerca de cuarenta especies diferentes que pertenecen al género Populus.

Álamo

Originarios del Hemisferio Norte, los álamos fueron llevados al Hemisferio Sur donde también se afincaron con éxito. Pueden alcanzar una altura importante en un periodo temporal breve y se destacan por su capacidad de resistencia al agua.

El álamo presenta hojas simples con escamas en sus yemas. Sus frutos, similares a una cápsula, pasan de un tono verde a uno amarronado a medida que maduran. Por sus características, los álamos suelen utilizarse para ornamentar y aportar sombra en paseos conocidos como alamedas. En la ciudad española de Málaga, por ejemplo, una de sus avenidas más importantes se llama Alameda Principal.

La madera del álamo, por otra parte, es muy utilizada por su calidad y por la rapidez de crecimiento del árbol. Muchas veces se construyen piezas de mobiliario, tableros y puntales con esta madera.

El Populus nigra (álamo negro), el Populus x canadensis (álamo canadiense), el Populus Alba (álamo blanco), el Populus tremula (álamo temblón) y el Populus euphratica (álamo de Éufrates) son algunas de las especies de álamo que pueden encontrarse en diferentes países.

Álamo también es el nombre de localidades de Nuevo León y Veracruz en México y de ciudades de Texas, California, Nuevo México, Tennessee, Nevada, Georgia y California en los Estados Unidos.

En Texas, también existe una fortificación religiosa conocida como El Álamo, que fundó el Fray Antonio de Olivares. A partir de esta construcción comenzó a desarrollarse la localidad de San Antonio.

El Alamodome, por último, es un estadio que, entre 1993 y 2002, utilizó el conjunto de San Antonio Spurs en la NBA.

Propiedades medicinales del álamo

El ser humano lleva varios siglos aprovechando las propiedades medicinales del álamo, y para ello usa sus hojas, sus yemas y su corteza en diversas preparaciones que pueden ayudarnos a tratar un gran número de trastornos, sin la interferencia de productos químicos de origen industrial.

Veamos a continuación algunos de los problemas de salud para los cuales el álamo es muy beneficioso, junto con ciertas indicaciones acerca del modo de aplicación más recomendado:

* garganta inflamada: gracias a las propiedades antiinflamatorias y expectorantes del álamo, podemos usar sus brotes o yemas para tratar una inflamación de garganta, tos seca o bronquitis. También se usa para mejorar los síntomas de las personas asmáticas;

* dolor de cabeza: en las yemas de este árbol se encuentra una sustancia conocida como salicilina, que se transforma en ácido salicílico una vez que llega a nuestro hígado y que actúa como una aspirina de origen natural, ideal para tratar el dolor de cabeza sin ninguna contraindicación;

* heridas superficiales en la piel: ante un pequeño corte, una infusión de álamo puede resultar ideal para acelerar el proceso de cicatrización. Se prepara usando alrededor de 40 gramos de yema por cada litro de agua, y también sirve para desinfectar la herida y disminuir el picor;

* piedras en el riñón: uno de los signos más evidentes de este problema es el dolor, por lo cual la acción del álamo es muy adecuada, tanto para la disolución de las piedras como para aliviar el malestar. La clave de este trastorno es una cantidad excesiva de ácido úrico en el organismo, algo que comparte con la gota y la artritis;

* cistitis: entre las propiedades del álamo está su poderosa acción diurética, la cual se vuelve más que adecuada para combatir esta molesta enfermedad. La cistitis puede convertirse en crónica, y por eso es necesario actuar en cuanto se presenta. La parte del árbol que nos interesa en este caso es la yema.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de álamo (https://definicion.de/alamo/)
Top