Definición de albahaca

La albahaca es una planta que pertenece a la familia de las labiadas, también conocidas como lamiáceas. Se trata de una hierba aromática que se utiliza como condimento.

Albahaca

De tamaño reducido, capaz de alcanzar una altura de hasta 1,30 metros aproximadamente, la albahaca presenta hojas de color verdoso y espigas con flores blancas. Por sus características, suele cultivarse en jardines e incluso en casas ya que puede desarrollarse en macetas pequeñas, aunque es importante cuidar la planta de las heladas.

En la gastronomía, la albahaca se utiliza en una gran cantidad de recetas. Muchas veces se consume fresca, en ensaladas o salsas. La ensalada caprese, originaria de la isla italiana de Capri, es una de las preparaciones más populares con albahaca: además de hojas frescas de esta planta, lleva queso mozzarella, tomate y aceite de oliva.

El pesto también se basa en la utilización de albahaca. Esta salsa que se usa como acompañamiento de diversas pastas se elabora a partir del procesamiento de hojas de albahaca, ajo, piñones, queso parmesano y aceite de oliva, aunque puede incluir además otros ingredientes.

Es importante tener en cuenta que la albahaca común es la planta cuyo nombre científico es Ocimum basilicum. Sin embargo, hay otras plantas que también se conocen, en el lenguaje coloquial, como albahaca. La Acinos alpinus, por ejemplo, suele nombrarse como albahaca agreste. A la Clinopodium acinos y la Clinopodium vulgare, por otra parte, se las llama albahaca silvestre. En cuanto a la Nepeta cataria, se la denomina albahaca de gatos.

Propiedades curativas de la albahaca

Como ocurre con la mayoría de las plantas, el ser humano no sólo puede aprovechar la albahaca con fines culinarios, sino que también le sirve para tratar un gran número de enfermedades y problemas de salud de diversa gravedad. A grandes rasgos, podemos decir que sus hojas sirven para agudizar la memoria, combatir los estados de nerviosismo, limpiar los bronquios de flema y optimizar el funcionamiento del estómago.

Una de las condiciones que pueden mejorar con el consumo de albahaca es la fiebre, un aumento anómalo de la temperatura del cuerpo que puede darse por múltiples razones, y que suele afectar otros aspectos del organismo, como ser la respiración y el ritmo cardíaco.

Para ingerir la albahaca y aprovechar sus propiedades medicinales una de las formas recomendadas es cocerla con té; por otro lado, también es posible preparar una decocción con cardamono en polvo (una especie aromática de hierba perenne) y con azúcar. Si bien no se trata de un producto químico y por lo tanto no es tan necesario cuidar la dosis, basta con dos o tres tazas por día, para darle al cuerpo la oportunidad de asimilarlo.

La tos y el dolor de garganta son otros dos problemas de salud que pueden tratarse con ayuda de la albahaca. En el primer caso, cabe mencionar que esta planta es uno de los componentes fundamentales de diversos jarabes, ya que promueve la acción expectorante y la liberación de los bronquios. Con respecto a las inflamaciones en la garganta, se recomienda hervir unas hojas de albahaca y luego beber el agua o usarla para hacer gárgaras.

El estrés es uno de los males más comunes de la actualidad, dado el ritmo vertiginoso de la vida en sociedad, colmado de exigencias a nivel personal y profesional que pocos pueden cumplir sin dejarse todas sus energías en ello. La albahaca también nos ofrece beneficios contra esta serie de trastornos mentales y físicos, ya que es un agente antiestrés natural, según han demostrado muchos estudios. Basta masticar varias hojas al día para contar con una buena protección contra el estrés.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de albahaca (https://definicion.de/albahaca/)

Definiciones Relacionadas