Definición de autorregulación

La autorregulación es el acto y la consecuencia de autorregularse. El verbo autorregular, en tanto, alude a regularse (adecuarse, ajustarse) a uno mismo.

Autorregulación

Se entiende por autorregulación al control que una persona ejerce sobre sus emociones, sus acciones y sus pensamientos. Este proceso contribuye a que el individuo pueda cumplir con sus objetivos.

Puede decirse que la autorregulación implica el dominio de la conducta y de los procesos cognitivos, por ejemplo. También se asocia al vínculo que el sujeto establece con la motivación.

Cada ser humano traza diversas estrategias para lograr la autorregulación. Así, luego de establecer cuáles son sus metas, puede diagramar el recorrido que lo llevará al destino deseado.

La autorregulación se vincula a una gestión interna. Tomemos el caso de un joven que, al recibir su salario, decide no gastar el dinero en salidas con sus amigos y, en cambio, opta por ahorrar para pagar sus estudios. Este muchacho está recurriendo a la autorregulación: descarta un beneficio inmediato (disfrutar una salida) para conseguir otro mayor en el futuro (graduarse).

Imaginemos ahora que alguien se enoja con su jefe y, cuando está a punto de insultarlo, opta por callarse. Así, al apelar a la autorregulación, consigue minimizar un conflicto y evitar un problema.

La autorregulación, en definitiva, consiste en direccionar las ideas y las acciones hacia la adaptación a un contexto. De este modo, la persona puede acomodarse a una situación o a un entorno con la finalidad de satisfacer sus anhelos, ya sea de forma inmediata o más adelante.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de autorregulación (https://definicion.de/autorregulacion/)

Buscar otra definición