Definición de caballete

La noción de caballete es un diminutivo de caballo. La primera acepción que aparece en el diccionario de la Real Academia Española (RAE) alude a la línea más elevada, de disposición horizontal, que forma parte de un tejado.

Caballete

También se llama caballete a la borriqueta: el armazón compuesto por un elemento alargado que se ubica de manera horizontal sobre cuatro patas que están inclinadas hacia fuera y que, con el apoyo de otra estructura semejante, se utiliza para sostener un tablero o un elemento similar.

Un caballete, por otra parte, es un mueble que se utiliza para fijar o exponer aquello que se apoya sobre su estructura. Es habitual que los pintores usen caballetes como soporte de sus cuadros. De esta manera, mientras la persona dibuja o pinta, el cuadro es sostenido por el caballete.

También puede emplearse el caballete para la exposición de la obra, aunque en este caso se suele usar un diseño mucho más simple, ya que basta con que sea capaz de sostener el cuadro. El caballete de exposición no ofrece el mismo grado de estabilidad ni las mismas opciones de regulación de altura e inclinación que el de pintura, aunque esto no significa que sea frágil o poco fiable; de hecho, se consigue en una gran variedad de diseños, tamaños y niveles de rigidez para sostener cuadros de todo tipo y adaptarse al estilo de la sala en la que se presente.

Los caballetes, por otra parte, pueden usarse para exhibir grandes libros y carteles o para sostener una pantalla.

Es posible encontrar caballetes con distintos diseños y materiales. Los caballetes con marco en H presentan postes que resultan paralelos a la base. De esta forma se desarrollan en ángulos rectos. Los caballetes de trípode, por su parte, tienen tres patas. En cuanto a los materiales, la mayoría de los caballetes se fabrican con madera, aunque se pueden encontrar caballetes de acero, aluminio y otros metales.

Por injusto que sea, sabemos que el mercado no trata con igualdad a todos los rubros y que hay profesiones más redituables que otras; los artistas suelen ser los más perjudicados, y por eso siempre aprecian cualquier forma de reducir sus gastos para enfocarse en sus creaciones, que es lo que verdaderamente importa. Mientras que ciertos materiales son imposibles de reproducir en casa, fabricar nuestro propio caballete es algo accesible a la mayoría de las personas, y muchos pintores deciden embarcarse en esta tarea para ahorrar dinero que después pueden invertir en óleo y lienzos, por ejemplo.

Dado que el caballete para pintar al óleo se fabrica en madera, cualquier persona con habilidades manuales moderadas –lo mínimo que se espera de un artista plástico– puede llevar a cabo el proceso sin grandes complicaciones. El modelo básico debería contar con la opción de ajustar la altura del bastidor, ya que este elemento no siempre tiene las mismas dimensiones, así como con un soporte en la parte superior para apoyar el bastidor, y la posibilidad de ajustar la inclinación de toda la estructura.

En Internet existen varios tutoriales que nos indican las medidas exactas de cada parte, así como el coste aproximado de los materiales y los pasos detallados para su construcción. Una de las ventajas para los menos experimentados en el uso de la sierra y el taladro es que en la mayoría de las tiendas de madera ofrecen servicios de corte y perforación por unas pocas monedas, de forma que podamos llegar a casa con un gran porcentaje del trabajo hecho.

La RAE, por último, reconoce otras acepciones del concepto de caballete, como el sector superior de una chimenea o la protuberancia que aparece en el medio de la nariz.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de caballete (https://definicion.de/caballete/)