Definición de callo

Se denomina callo –término que procede del vocablo latino callum– a una dureza que se genera en tejidos vegetales o animales como resultado de un roce o de una presión que se ejerce sobre la zona.

Callos

Este estímulo provoca la muerte de aquellas células que quedan en la epidermis y luego son compactadas, y se genera una acumulación de queratina. Así se produce el endurecimiento de la piel que se conoce como callo.

Por lo general los callos aparecen en el codo, en la mano o en el pie, ya que son sectores que suelen estar sometidos a fricciones. Cuando se registra una sobrecarga en la piel, el organismo desarrolla el callo como mecanismo de defensa. La formación del callo también se conoce como hiperqueratosis.

Los callos pueden ser quitados por un especialista a través de distintos métodos. De todos modos, resulta imprescindible conocer por qué se genera el callo ya que, de lo contrario, volverá a aparecer tras ser eliminado. Si el callo aparece en un pie, por ejemplo, un podólogo debe analizar la situación para descubrir qué produjo un funcionamiento anómalo del pie.

Por lo general, los callos en los pies se producen como resultado del roce que sufren los dedos con ciertos zapatos, especialmente si la talla no es la adecuada o si la persona pasa demasiadas horas de pie al día. Los que se desarrollan encima de los dedos o en los bordes provocan la formación de una costra dura; por otro lado, los que aparecen entre los dedos son blandos, ya que se mantienen húmedos.

Si bien existen medicamentos de venta libre para tratar los callos en los pies, se recomienda acudir a un experto para que realice la observación pertinente y nos indique el tratamiento más adecuado. Como se menciona anteriormente, el podólogo debe estudiar el caso para determinar la causa de la formación del callo, ya que se trata del producto de una condición preexistente.

Los problemas de postura son una de las causas más comunes de la aparición de callos, en especial cuando se combinan con el uso de tacones altos, aunque también pueden darse como resultado de su uso. Si bien el podólogo suele llevar a cabo la extracción del callo, su papel principal es dar al paciente ciertos consejos para evitar que se repita el problema.

Para extraer callos en los pies tenemos varias opciones: si bien la mayoría de la gente acude a un podólogo, otros prefieren hacerlo en casa. Para ello es necesario calentar agua hasta que alcance una temperatura agradable y llenar un recipiente en el cual podamos remojar los pies durante aproximadamente diez minutos, con el propósito de que se ablande el callo. Seguidamente, debemos frotar la zona afectada con una piedra pómez o cualquier otro instrumento similar, como ser una lima.

Suele ser necesario repetir este proceso varias veces hasta eliminar el callo por completo. Para los callos que aparecen entre los dedos se recomienda comprar cuñas de espuma de silicona, que sirven para disminuir el grado de fricción y presión.

El concepto de callo también se utiliza para nombrar a la cicatriz que se genera donde se reúnen las partes de un hueso que se había fracturado y que ahora está recuperando su continuidad; a los extremos de una herradura; y a las chapas que se utilizan para reforzar las pezuñas de algunos animales.

En el ámbito de la gastronomía, los callos son trozos de estómago vacuno que se guisan. Una de las recetas más populares con este ingrediente son los callos a la madrileña, que también llevan morcilla y chorizo y que se preparan con salsa de tomate, ajo y diversas especias.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de callo (https://definicion.de/callo/)

Buscar otra definición