Definición de

Colaborador

Colaborador es todo aquel que ayuda o colabora en una tarea o situación. Se trata de alguien que, en la práctica, da asistencia para el desarrollo de una determinada labor. De acuerdo a las definiciones incluidas en el diccionario de la Real Academia Española (RAE), este vocablo se aprovecha para describir a la persona que, pese a no ser parte del equipo de redactores estables de un medio de comunicación impreso, le aporta textos de manera habitual.

Todo colaborador (o colaboradora, en el caso de que se trate de una mujer) es importante porque quien ocupa ese rol contribuye a agilizar tiempos, a resolver eventuales inconvenientes y a acompañar en el día a día a un sujeto que lidera un grupo o requiere, por alguna razón, el apoyo o el auxilio de alguien (o de más de un individuo) a fin de poder focalizarse exclusivamente en su actividad principal y no tener que distraerse con múltiples asuntos ni asumir numerosas responsabilidades. Cuentan con un equipo de colaboradores, por ejemplo, los gobernantes, los deportistas de elite y los artistas de primer nivel, por citar algunos casos como referencia.

Hay varios tipos y perfiles de colaborador/a (a los cuales haremos alusión en los párrafos siguientes) y existen diversas características que se evalúan a la hora de seleccionarlos para un proyecto o trabajo. Aunque surjan diferencias en relación a funciones a desempeñar, las herramientas disponibles y a los desafíos de unos y otros, siempre es deseable que aquellos que aceptan realizar una cierta colaboración estén debidamente preparados para la tarea, estén dispuestos a seguir capacitándose como parte de su evolución laboral/profesional y reúnan habilidades a nivel técnico, de comunicación y de interacción social.

Equipo de trabajo

Los colaboradores son esenciales para que un proyecto prospere, un objetivo se cumpla o un negocio pueda desarrollarse exitosamente.

Si tienes poco tiempo, revisa el índice o el resumen con los puntos clave.

Tipos de colaborador

Al considerar qué estilo de tarea se le da, en qué vínculo o acuerdo laboral se enmarca su intervención y qué espacio, posición o rol ocupa dentro de una estructura empresarial, cada ayudante puede ser encuadrado en distintas categorías.

Se define como colaborador social, por ejemplo, a la entidad o persona que se involucra con alguna acción de responsabilidad social corporativa y, de este modo, hace un aporte constructivo para la compañía o la comunidad en general. Suele ser un colaborador voluntario que se esfuerza y destina parte de su tiempo a una actividad por la cual no recibe dinero a cambio.

La figura de un colaborador externo, en tanto, recae en aquel que coopera, asesora o colabora en tareas puntuales, como sucede con trabajadores independientes (freelancers), consultores, etc.

En caso de ser un personal que se desempeña en una empresa u organización de forma estable y percibiendo a cambio de sus aportes una retribución económica, entonces se lo considera como colaborador interno.

Además de los mencionados, se reconocen en la práctica los colaboradores remotos, los colaboradores temporales y los colaboradores permanentes, entre otros.

Grupo de trabajo

Todo miembro del equipo de trabajo, independientemente de la tarea o el rol que asuma, debe sumar al grupo en materia de cooperación, organización, comunicación, armonía colectiva y bienestar laboral.

Roles y destrezas

Toda empresa, entidad y personalidad relevante posee, al menos, un/a colaborador/a. Es decir, gestionan la contratación de un sujeto (o llegan a un acuerdo con él para pactar condiciones y retribuciones) con el objetivo de sumar productividad y competitividad.

Estos asistentes, siempre que evidencien compromiso y responsabilidad frente al desafío asumido, son necesarios y valiosos porque, por lo general, se encargan de cuestiones vinculadas a la planificación, organización y/o desarrollo de una reunión, presentación o similar.

Pueden, incluso, auxiliar en la toma de decisiones o en la resolución de conflictos y ser decisivos en el marco de una negociación.

Para conseguir una oportunidad como colaborador/a y mantenerse en esa condición es esencial inspirar confianza y ser leal. Se debe, además, tener un espíritu proactivo y relacionarse con todos desde el respeto, la empatía y el diálogo.

Tareas conjuntas

La colaboración, la asistencia y la ayuda dentro de un equipo permiten concretar, en menor tiempo y de mejor manera, objetivos grupales.

Claves para ser un buen colaborador

Uno se convierte en un buen colaborador si logra desenvolverse con eficiencia independientemente de la tarea a desarrollar en cada oportunidad, si se adapta sin inconvenientes al trabajo en equipo y si logra que su participación o intervención dentro de una oficina o como asesor personal de alguien se traduzca en evolución, crecimiento y éxito.

Se trata, desde la posición de colaborador, de impulsar y compartir ideas que ayuden a sortear obstáculos, a dar motivación para superar adversidades y a avanzar en conjunto por un camino de prosperidad. Dando muestras de creatividad, inteligencia emocional, perseverancia, compañerismo, buena comunicación, entusiasmo, valores positivos e iniciativa propia se puede ser tenido en consideración como un excelente candidato con chances de transformarse en colaborador/a de una compañía, asociación o figura pública.

Por otra parte, desde quien recibe la colaboración no se tiene que perder de vista la importancia y la necesidad de cuidar a los buenos colaboradores para no perderlos. Mantenerlos satisfechos y conformes con su rol es imperioso y se consigue con premiaciones, compensaciones y beneficios (con un buen sueldo o incentivos monetarios extras, días de vacaciones, flexibilidad en materia de carga horaria, etc).

Cómo citar este artículo Verónica GudiñaPublicado por Verónica Gudiña, el 7 de marzo de 2024. Colaborador - Qué es, tipos, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/colaborador/
Buscar otra definición
x