Definición de

Convivencia

Diferencias

La aceptación de la diversidad es imprescindible para una convivencia pacífica.

Convivencia es la acción de convivir (vivir en compañía de otro u otros). En su acepción más amplia, se trata de un concepto vinculado a la coexistencia pacífica y armoniosa de grupos humanos en un mismo espacio. Por ejemplo: “El gobierno debe garantizar la convivencia de los diversos grupos étnicos sin que se produzcan estallidos de violencia”, “Llevamos tres meses de convivencia”.

El ser humano es un ser social. Ninguna persona vive absolutamente aislada del resto, ya que la interacción con otros individuos es imprescindible para el bienestar y la salud. Sin embargo, la convivencia no siempre resulta fácil, dado que pueden interferir negativamente ciertas diferencias sociales, culturales o económicas, entre otras muchas posibilidades.

Si tienes poco tiempo, revisa el índice o el resumen con los puntos clave.

Problemas de convivencia

En ciertos países, dados los elevados precios de alquiler de viviendas, los inmigrantes se ven obligados a compartir pisos, y la convivencia entre personas de diferentes nacionalidades puede ser tan enriquecedora como complicada. Sin lugar a dudas, el racismo se encuentra entre los peores ingredientes de una vida en común, y puede acarrear resultados muy lamentables; por otro lado, convivir con una persona cuya nacionalidad tenga connotaciones negativas para nosotros puede convertirse en el mejor camino para entender que generalizar es desperdiciar tiempo y energías, y que un pasaporte no dice mucho acerca de un individuo.

Pero todos los problemas no son tan graves y profundos como el desprecio por una raza; una mera diferencia de horarios puede despertar roces y enfrentamientos que entorpezcan la convivencia. Lo mismo ocurre con los hábitos de limpieza, los gustos musicales y las costumbres culinarias. En el mejor de los casos, siempre es posible llegar a un acuerdo, que cada parte se adapte a las necesidades de las demás para que nadie deba soportar situaciones molestas o hirientes. Si el diálogo no funciona, o si se llega a la conclusión de que un cambio no es posible, entonces el mejor camino es una separación pacífica.

Los problemas de convivencia pueden impactar en la salud física. Algunos estudios demuestran que los inmigrantes tienen un mayor índice de enfermedades cardíacas que los pobladores nativos, una situación que se explica a partir de la ausencia de vínculos de amistad y del apoyo de los familiares. Una mejor convivencia, con lazos sociales estrechos, contribuye al bienestar.

Labores hogareñas

La convivencia en una vivienda compartida exige cooperación en las tareas domésticas.

Los valores, la clave

El respeto y la solidaridad son dos valores imprescindibles para que la convivencia armoniosa sea posible. Por supuesto, existen distintos niveles o tipos de convivencia: la convivencia con la familia en el seno de un hogar es muy diferente a la convivencia con otros seres humanos en el marco de una comunidad (un barrio, una ciudad), ya que la intimidad de ambos casos es incomparable.

La tolerancia, la empatía y la cortesía son imprescindibles para una buena convivencia. También son importantes las habilidades de comunicación en las relaciones interpersonales para favorecer el entendimiento mutuo.

Una buena vecindad, asimismo, requiere de urbanidad y de buenas maneras. Se debe respetar el código de conducta aceptado por la sociedad para una sana convivencia.

Cabe destacar que distintas corrientes sostienen que la conciencia del Yo sólo puede tenerse a partir de la existencia del Otro. En dicha interdependencia social que se produce en la convivencia, cada persona se define a sí misma.

Acuerdo

En una convivencia hay derechos y deberes.

Tipos de convivencia

Ampliando la idea de tipos de convivencia, podemos decir que la convivencia básica o la más importante es aquella que se da en la vivienda. Una persona puede convivir con su pareja, su familia, con amigos o incluso con compañeros de trabajo o estudio. Esta convivencia se vive día a día en todo lo cotidiano.

Luego puede plantearse un tipo de convivencia más amplia: la que se tiene con los vecinos. Hay interacciones frecuentes con quienes residen en el mismo edificio o en la misma cuadra.

También se convive, en cierta forma, con los compañeros de estudio y de trabajo, incluso cuando no se comparta un techo. Al pasar varias horas diarias en el mismo espacio, se entabla una relación de cercanía.

En un sentido amplio, se habla de convivencia de países. La noción refiere a que las naciones deben establecer un vínculo amistoso con los Estados que se encuentran a su alrededor, apostando por la vía pacífica para la resolución de conflictos.

Beneficios de compartir con mascotas

Diversos estudios han demostrado que la convivencia con animales de otras especies resulta muy beneficiosa para los seres humanos, tanto para su salud física como mental. Es importante rodearse de individuos que no hayan sido corrompidos por las ansias de poder, que no atenten contra sus pares, que vivan en base al respeto y la compasión; y las personas no solemos reunir dichas virtudes.

Convivir con perros, por ejemplo, nos brinda lecciones de fidelidad y de consideración a diario. Además, dado que se trata de animales que no demandan mucho más que amor y respeto, nos vuelven más sensibles y nos ayudan a desprendernos de los bienes materiales. Parte de la convivencia con estas criaturas incluye salir a pasear un mínimo de dos veces al día, para que hagan ejercicio y se relacionen con otros seres vivos; esta actividad nos acerca inevitablemente a la naturaleza, nos aleja de la contaminación y de la superficialidad y nos ayuda a recordar de dónde venimos.

¿Te sirvió este artículo?

Cómo citar este artículo Publicado por Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Actualizado el 11 de junio de 2024. Convivencia - Qué es, definición, tipos y beneficios. Disponible en https://definicion.de/convivencia/
Buscar otra definición
x