Definición de cráter

El origen etimológico de cráter se encuentra en un vocablo griego que luego derivó en el latín crater (traducible como “copa”). En el sentido más amplio, un cráter es un hundimiento o una concavidad que suele tener forma circular.

Cráter

Por lo general, la noción alude específicamente a la depresión topográfica que se genera por la explosión de un volcán, a través de la cual puede salir lava, cenizas, humo y otras sustancias o partículas.

La actividad volcánica produce este tipo de cráteres que habitualmente se ubican en la cima del volcán y que funcionan como su “boca”. Hay volcanes que disponen de un cráter principal y de otros secundarios.

Los cráteres, por otra parte, se pueden producir por el impacto que causa un meteorito cuando cae sobre la superficie terrestre. De acuerdo a la masa, la velocidad y la energía cinética del meteorito, el cráter resultante será más o menos grande.

Un ejemplo de estos cráteres es el cráter de Vredefort, en Sudáfrica. Se habría producido hace más de 2.000 millones de años, siendo el cráter más antiguo de nuestro planeta entre todos aquellos que son visibles.

Los cráteres también se encuentran en otros planetas más allá de la Tierra, e incluso en satélites como la Luna. Se han detectado cráteres en Marte, Venus y Mercurio, por ejemplo.

Los cráteres de explosión, por último, son aquellas depresiones provocadas como consecuencia de un material explosivo. Si explota una bomba en el medio de una calle, es probable que cause el hundimiento del pavimento, entre otros trastornos en los alrededores.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de cráter (https://definicion.de/crater/)
Top