Definición de diácono

El vocablo griego diákonos, que se traduce como “sirviente”, llegó al latín tardío como diacŏnus. A nuestra lengua la noción arribó como diácono, un concepto que se emplea en el terreno de la religión.

Diácono

Se llama diácono al eclesiástico que, de acuerdo a la rama cristiana, puede cumplir con distintas funciones. Por lo general el diácono se encarga de brindar asistencia al sacerdote durante la celebración de la misa.

Se trata, en este marco, de un grado inferior al que obtiene el religioso que recibe el sacramento del Orden Sagrado. San Francisco de Asís, San Lorenzo y San Esteban son algunas figuras históricas del cristianismo que fueron diáconos.

El Concilio Vaticano II se dedicó a definir la posición de los diáconos en la estructura de la Iglesia católica, señalando que se encargan de recibir la imposición de las manos en orden al ministerio, no al sacerdocio. Un diácono sirve a los fieles en la caridad, la palabra y la liturgia.

Es posible diferenciar entre el diácono transitorio y el diácono permanente. Al diácono transitorio se le otorga el ministerio durante un tiempo limitado y luego el obispo lo ordena presbítero. El diácono permanente, en cambio, mantiene ese grado, por eso se puede conferir esta ordenación a hombres que han contraído matrimonio.

La Iglesia ortodoxa, la Iglesia copta y la Iglesia anglicana también cuentan con diáconos, por lo general dedicados a asistir a la comunidad de distintas maneras. En el caso de los diáconos anglicanos, pueden casarse tras la ordenación, a diferencia de lo que ocurre con los diáconos católicos y ortodoxos.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de diácono (https://definicion.de/diacono/)