Definición de disolvente

El adjetivo disolvente, cuyo origen etimológico se encuentra en el latín dissolvens, se refiere a aquello que disuelve: es decir, que logra deshacer, desintegrar o separar algo.

Disolvente

En el ámbito de la química, se llama disolvente al líquido que propicia la separación de las moléculas o las partículas de un gas, un sólido u otro fluido. Una solución, por lo tanto, se crea cuando un soluto se diluye en un disolvente.

En este proceso, las moléculas del disolvente producen lo que se conoce como solvatación, rodeando las moléculas del soluto. Al agua se la denomina disolvente universal debido a su capacidad para funcionar como disolvente ante una enorme cantidad de sustancias.

El agua ofrece la ventaja de no ser contaminante; por eso es empleada en numerosos procedimientos que requieren el uso de disolventes (también llamados solventes). Estos disolventes que no provocan daños al medio ambiente son calificados como disolventes sostenibles.

La salmuera, por ejemplo, es una solución creada a través de la disolución de sal común en agua. De esta manera, para obtener una salmuera, hay que emplear agua (H2O) como disolvente de la sal (NaCl).

El alcohol, el metanol, el benceno, la gasolina y el cloroformo también pueden actuar como disolventes. En estos casos, se trata de sustancias que deben emplearse con precaución ya que son potencialmente peligrosas.

Los disolventes se emplean en la fabricación de productos de limpieza, pinturas, adhesivos, cosméticos, textiles, alimentos y fármacos, por citar algunas posibilidades. Esto hace que mucha gente esté expuesta a los riesgos inherentes a la manipulación de las sustancias, tanto en la etapa de producción como en el uso o consumo del bien ya elaborado.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de disolvente (https://definicion.de/disolvente/)