Definición de

Emisiones de gases de efecto invernadero

Las emisiones de gases de efecto invernadero son aquellas acciones que generan la liberación de este tipo de sustancias en la atmósfera. Se trata de un problema ambiental ya que incentivan el calentamiento global, propiciando el cambio climático.

Antes de avanzar, es importante indicar que la emisión es el proceso y el resultado de emitir: enviar algo hacia fuera, expulsar. Los gases de efecto invernadero (GEI), en tanto, son fluidos que desarrollan la emisión y absorción de radiación en el espectro infrarrojo.

Huella de carbono

Con las emisiones de gases de efecto invernadero crece la huella de carbono.

Si tienes solo unos segundos, lee estos puntos claves:
  • Las emisiones de gases de efecto invernadero son producto de diversas actividades humanas, incluyendo la quema de combustibles fósiles y residuos sólidos.
  • El efecto invernadero es causado por la acumulación de estos gases en la atmósfera, que atrapan el calor y provocan el aumento de la temperatura mundial.
  • La reducción de estas emisiones es fundamental para mitigar el calentamiento global, pero su logro es complicado dado que muchas actividades que las generan son económicamente significativas.
  • Es importante promover la adopción de energías renovables, conductas amigables con el medio ambiente, reciclaje, combatir la deforestación y disminuir el tráfico aéreo para reducir estas emisiones.

Qué son las emisiones de gases de efecto invernadero

Las emisiones de gases de efecto invernadero son la consecuencia de diversas actividades que lleva a cabo el hombre. Hay muchos procesos que, con su despliegue, generan dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O), fluorocarbonos (CFC) y otros gases que terminan en el aire y causan el llamado efecto invernadero.

De manera simplificada, suele decirse que el efecto invernadero se produce debido a que estos gases atrapan o retienen el calor de la atmósfera. Los rayos del sol, al atravesar la atmósfera de la Tierra, impactan contra la superficie terrestre: de esa radiación, una parte calienta el suelo y otra es reflejada y regresa al espacio. El efecto invernadero surge cuando la concentración de los mencionados gases es elevada, con lo cual los rayos solares no consiguen salir de la atmósfera por la contaminación del aire.

Por ese motivo, el corolario de la acumulación de gases de efecto invernadero es que aumente la temperatura mundial. Dicho incremento, a su vez, deriva en múltiples problemas, como el deshielo de los polos que hace subir el nivel del mar, el avance de la sequía, la pérdida de especies y la mayor intensidad de las tormentas.

Aridez

Las emisiones de gases de efecto invernadero atentan contra la biodiversidad.

Cómo se producen

Las emisiones de gases de efecto invernadero se producen por múltiples motivos. Incluso un mismo gas puede generarse mediante diferentes procesos.

En el caso del dióxido de carbono, surge cuando se queman combustibles fósiles (petróleo, gas natural y carbón). Lo mismo ocurre con la quema de madera y residuos sólidos. Asimismo, hay reacciones químicas que también liberan dióxido de carbono.

Esto quiere decir que las emisiones de gases de escape de los automóviles de combustión interna, por ejemplo, incluyen dióxido de carbono y, por lo tanto, alimentan el efecto invernadero.

El metano, en tanto, es emitido cuando se produce y traslada petróleo, gas natural y carbón. A la vez, la ganadería y la agricultura generan estas emisiones, tal como sucede con los residuos orgánicos que se descomponen. De este modo, la industria petrolera y la industria del gas natural, entre otras, expulsan metano.

La emisión de óxido nitroso, por otro lado, se asocia al tratamiento de aguas residuales y a varios de los procesos ya mencionados, como la quema de residuos sólidos y combustibles fósiles y las prácticas agrícolas. Distintas actividades industriales, además, son las responsables de la liberación de los fluorocarbonos como los hidrofluorocarbonos (HFC) y los perfluorocarbonos (PFC), que se utilizan como disolventes y refrigerantes.

Hay que considerar que existen otros gases de efecto invernadero, como el ozono (O3) e incluso el vapor de agua (H2O). Sin embargo, dado que se desconoce con exactitud cuáles son sus efectos y no son emitidos directamente por el accionar del ser humano, no se los suele analizar como parte de estas problemáticas.

Mercado

Optando por un consumo responsable se pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Ver también: Ciencia

Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero

La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero es imprescindible para mitigar el calentamiento global y, por consiguiente, minimizar sus efectos nocivos. Pese a esta realidad, dicha reducción no es fácil de lograr debido a que muchas de las actividades que ocasionan las emisiones son importantes a nivel económico y contribuyen a satisfacer diversas necesidades humanas.

En un sentido amplio, lo ideal es limitar las emisiones de gases industriales. Dado que muchas industrias recurren a los combustibles fósiles, una medida importante es promover la adopción de la energía renovable (como la energía eólica y la energía solar).

Todas las personas, en su vida cotidiana, pueden adoptar conductas más amigables con el medio ambiente y así atenuar las emisiones de gases de efecto invernadero. Los vehículos eléctricos y aquellos que usan biocombustibles tienen menor incidencia en el calentamiento global que los que usan nafta o gasolina.

Optar por caminatas para trayectos cortos, recurrir al ciclismo urbano para ir de un punto a otro en una ciudad y aprovechar el transporte público (que traslada a muchas personas a la vez) son otras medidas que ayudan a evitar emisiones contaminantes.

Las emisiones de gases de la aviación también aportan al efecto invernadero. Reducir el tráfico aéreo lo posible, pues, es otra iniciativa que beneficia al planeta.

La reducción de residuos y el reciclaje, igualmente, palían el problema. Si se prescinde del desperdicio de alimentos, puede hacerse un uso de la tierra menos intensivo, favoreciendo la conservación ambiental.

Combatir la deforestación es otra necesidad. Esto se debe a que las plantas, en el marco de su ciclo natural, absorben dióxido de carbono.

Para lograr todos estos cambios, existen normativas de emisiones y programas para impulsar el ahorro energético y la eficiencia energética. Pactos internacionales como el Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París e iniciativas como el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) permiten avanzar en la misma dirección.

Sigue en: Seguridad energética

Llevate gratis el libro digital "Cómo aprender a estudiar" y suscríbete a Definicion.de ↓

Recibe el ebook en segundos 90 páginas con consejos y técnicas de estudio Novedades semanales
Cómo citar este artículo Publicado por Julián Pérez Porto, el 31 de enero de 2024. Emisiones de gases de efecto invernadero - Qué son, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/emisiones-de-gases-de-efecto-invernadero/
Buscar otra definición
x