Definición de fósil

El concepto de fósil proviene del término latino fossĭlis, que se traduce como “aquello que se consigue cavando”. Fossĭlis, en tanto, procede de fodĕre (cuya traducción es “cavar”).

Fósil

Se conoce como fósil a los restos de un organismo y a las sustancias orgánicas que presentan un determinado grado de petrificación. Los fósiles se sitúan naturalmente en las diversas capas terrestres.

Puede decirse que los fósiles son vestigios de seres que vivieron en el pasado. Estas huellas (huesos, huevos, etc.) se conservan convertidas en rocas sedimentarias gracias a la acción de minerales.

La formación de fósiles se denomina fosilización, un proceso que implica cambios de estructura y composición de los restos. Cuando un animal muere, sus partes blandas se descomponen o son comidas por otras especies. El esqueleto puede terminar cubierto por sedimentos (como arcilla, lodo o arena) que lo protegen. Los minerales que eran parte de dichos sedimentos luego son disueltos por el agua de las precipitaciones. Al evaporarse el agua, los minerales se depositan en los huecos del tejido esponjoso y finalmente se endurecen, formándose el fósil.

Aquellas rocas que contienen fósiles pueden sufrir las consecuencias de la erosión y así los restos quedan al descubierto. La ciencia dedicada al análisis de los fósiles se denomina paleontología.

Un paleontólogo, por lo tanto, se dedica a buscar fósiles en las rocas sedimentarias. Una vez hallados los fósiles, se desentierran y se limpian para proceder a su estudio. Gracias a la paleontología, por ejemplo, se puede saber mucho acerca de los dinosaurios, animales que se extinguieron hace millones de años.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de fósil (https://definicion.de/fosil/)