Definición de geranio

El vocablo griego geránion derivó en el término latino geranĭon, que al castellano llegó como geranio. Así se denomina a la planta que integra el grupo familiar de las geraniáceas, a su vez pertenecientes a las angiospermas.

Geranio

Por sus características, los geranios son tanto angiospermos (sus carpelos componen un ovario que contiene los óvulos) como fanerógamos (sus órganos de reproducción pueden verse en forma de flor, donde se desarrolla la fecundación) y dicotiledóneos (su embrión presenta dos cotiledones). Estas plantas son originarias del continente africano, aunque actualmente se cultivan en gran parte del mundo.

Los geranios pueden tener tallos de hasta cuarenta centímetros de altura. Tienen hojas pecioladas y opuestas, flores de diversos colores y frutos en forma de cápsula con una semilla cada uno. De acuerdo a la coloración y el aroma de las flores y a las características de las hojas, es posible distinguir entre cientos de especies de geranios.

Por la belleza y la fragancia de sus flores, los geranios suelen cultivarse con fines paisajísticos. Crecen en suelos no demasiado húmedos, con una necesidad de luz que depende la especie: algunas requieren pleno sol y otras, sombra.

Al igual que cualquier planta, los geranios pueden sufrir el ataque de plagas o padecer enfermedades. Los ácaros, los pulgones y las babosas son algunos de los animales que pueden afectarlo, mientras que los hongos pueden desarrollarse en sus hojas, manchándolas.

En este marco, cabe destacar que una de las plagas que afecta a estas plantas es la mariposa del geranio, que es oriunda de Sudáfrica pero llegó a la región mediterránea. Este lepidóptero come las hojas de los geranios en su etapa de oruga.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de geranio (https://definicion.de/geranio/)

Buscar otra definición