Definición de oso polar

El oso polar es un animal mamífero que se caracteriza por su hocico en punta, su cabeza algo aplastada y su pelo de color blanco. Como su nombre lo indica, esta especie pertenece al grupo familiar de los osos o úrsidos y habita en la región polar (concretamente en la zona del polo norte).

Oso polar

También llamado oso blanco, el oso polar es uno de los carnívoros más grandes del planeta. Se trata de un superdepredador: se ubica en la parte superior de la cadena trófica y carece de depredadores naturales.

El oso polar, como el resto de los úrsidos, es plantígrado. Esto quiere decir que, al desplazarse, apoya la totalidad de la planta de sus manos y sus pies en la superficie. El tamaño grande, el pelaje espeso, las garras y los ojos pequeños son otros rasgos que lo definen.

El hábitat natural del oso polar son las regiones marítimas septentrionales de Canadá, Alaska, Noruega, Groenlandia y Siberia. Gracias a sus excelentes aptitudes para el nado, puede atrapar peces, morsas y focas para alimentarse.

Más allá de nadar, los osos polares suelen desplazarse sobre témpanos de hielo para conseguir comida. En tierra, pueden alimentarse de renos.

El ser humano, por otra parte, es la principal amenaza de los osos polares. Los esquimales, por ejemplo, solían cazarlos por su piel y su carne. Estos osos también suelen ser víctimas de cazadores deportivos y de personas que los matan para que no agredan a animales domésticos o no incursionen en los pueblos.

El principal riesgo actual para la subsistencia de los osos polares, de todos modos, es la contaminación. Debido al calentamiento global, su ecosistema está sufriendo alteraciones que atentan contra su supervivencia.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de oso polar (https://definicion.de/oso-polar/)

Buscar otra definición