Definición de poro

El vocablo griego póros, que se puede traducir como “conducto”, llegó al latín tardío como porus. Ese es el antecedente etimológico inmediato de poro, un término que alude a distintos tipos de orificios o espacios muy pequeños.

Poro

La noción de poro puede emplearse para aludir al espacio existente entre las moléculas de un cuerpo. En el terreno de la biología, el concepto refiere a la abertura diminuta que se encuentra en la superficie de las plantas y de los animales.

Un poro, en este marco, es un agujero minúsculo que se halla en la piel de un ser humano. Los poros se sitúan en la epidermis (la capa superficial) y permiten la eliminación del sudor, entre otras acciones necesarias para el organismo.

Se estima que cada individuo cuenta con unos dos millones de poros. Estas aberturas tienen una conexión con las glándulas sebáceas, por lo cual permiten que los lípidos que producen estas estructuras salgan y lubriquen la piel.

En una piel saludable, los poros no suelen verse. Sin embargo, diversas cuestiones ambientales, hormonales y genéticas pueden provocar la dilatación de los poros y hacer que se vuelvan visibles, lo cual suele ser considerado como un problema estético.

El Allium Puerrum, en tanto, es una planta conocida como poro, puerro, porro o ajo porro. Forma parte del mismo grupo familiar del ajo y de la cebolla y se consume de múltiples maneras.

Con el poro pueden prepararse ensaladas y sopas. También se usa en diferentes clases de guisos. Lo habitual es que se utilice el bulbo, aunque en algunas elaboraciones se aprovechan las hojas y hasta las flores.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de poro (https://definicion.de/poro/)

Buscar otra definición