Definición de porosidad

Se denomina porosidad a la condición de poroso: que presenta poros. Un poro, en tanto, es una abertura muy pequeña.

Porosidad

La porosidad es la propiedad de un material vinculada a los espacios vacíos que dispone en su superficie o estructura. El concepto, que alude a la medida y el tamaño de sus huecos, aparece en múltiples ámbitos, como la ingeniería, la metalurgia y la farmacia.

Por su porosidad, un material puede ser más o menos permeable. Esto se debe a que los poros le brindan una cierta capacidad para la absorción de fluidos.

La porosidad del suelo, en este marco, es muy importante para el desarrollo de la agricultura. El suelo cuenta con poros microscópicos y poros macroscópicos donde se alojan el agua y el aire; según el número de cada tipo de poros, exhibe diferentes cualidades.

Un suelo arcilloso, por ejemplo, tiene una elevada cantidad de microporos, disponiendo de una alta capacidad para retener agua pero poca aeración. Un suelo arenoso, en cambio, se destaca por sus macroporos, lo cual favorece el paso del agua pero atenta contra la retención.

La porosidad del cabello, por otro lado, se relaciona con la capacidad del pelo para la absorción y la conservación de la hidratación. Depende del estado de la cutícula, que es la capa externa de la fibra capilar.

Estas cutículas pueden verse afectadas por productos químicos (champús, tinturas, etc.) y por agentes físicos (los rayos del sol). Así, se modifica la manera en que logran mantener la hidratación del cabello.

La porosidad media es la ideal, ya que favorece el ingreso y la permanencia de la hidratación. En cambio, la porosidad baja hace que resulte difícil la entrada de la hidratación, mientras que la porosidad alta imposibilita la adecuada conservación de la misma.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de porosidad (https://definicion.de/porosidad/)

Buscar otra definición