Definición de rallar

Escuchar el artículo

El verbo rallar se utiliza para aludir a la acción de disgregar algo con ayuda de un rallador. Los ralladores, en tanto, son utensilios que presentan una chapa metálica con agujeros cuyos bordes sobresalen: así, al restregar el queso, el pan, etc., el producto se va desmenuzando.

Dividir en partes pequeñas

Cuando se ralla algo, se lo divide en partes pequeñas. Esta tarea es frecuente en la cocina, ya que permite obtener queso rallado (utilizado para condimentar las pastas, por ejemplo) y pan rallado (que se emplea para rebozar diferentes preparaciones).

Rallar queso

El queso rallado y la pasta son casi inseparables.

Es importante no confundir rallar con rayar. El verbo rayar, con Y, refiere a realizar rayas (líneas). Por eso no hay que escribir rayador, queso rayado o pan rayado, sino que esos términos llevan LL: rallador, queso rallado, pan rallado.

El objetivo de rallar los alimentos puede ser diferente en cada caso. El queso, por ejemplo, se ralla para que se derrita y pueda mezclarse con más facilidad sobre una pizza o un plato de pasta. Pero también puede rallarse la piel del limón, la naranja u otra fruta para saborizar un pastel. El chocolate, por otra parte, se puede rallar para decorar y saborizar un postre. También se puede rallar tomate para elaborar una salsa, como alternativa a triturarlo o simplemente cortarlo en rebanadas.

Rallar queso

A la hora de rallar queso, se eligen variedades duras. El parmesano, el reggianito y el sardo son algunos de los quesos de rallar más populares.

El queso se puede rallar en el momento sobre el plato ya caliente, justo antes de consumir. También es posible rallarlo en los instantes previos a introducir la comida en el horno. Otra posibilidad es adquirir el queso ya rallado, el cual se comercializa en paquetes cerrados que se venden en la mayoría de los supermercados. Estos productos son más prácticos, pero también más caros si pretendemos conseguir la misma calidad de queso que en trozos grandes.

Para muchos amantes de la pasta, comerla sin queso rallado es algo imposible de imaginar. Ya sean tallarines, ñoquis, ravioles o incluso lasaña, el queso rallado es un ingrediente que, si bien se suele agregar al final, justo antes de servir la comida, no puede separarse de la receta. En el caso particular de la lasaña lo más normal es esparcir el queso cuando faltan unos minutos de cocción, de manera que éste se gratine en el horno, para que adquiera una consistencia crocante.

Cabe mencionar que en la cocina vegetariana también existe una gran variedad de quesos, que los veganos pueden disfrutar. Ninguno de estos incluye leche u otros productos de origen animal, de manera que su nombre no responde a las recetas tradicionales, aunque sus sabores pueden ser bastante parecidos. Así como los otros, se pueden elaborar con diferentes consistencias, tanto para rallar como para derretir o comer en lonchas, entre otras opciones.

Ralladura de limón

Para saborizar pasteles y otros postres se usa ralladura de limón o naranja.

Pan rallado

Para rallar pan, por otro lado, se escogen piezas secas. Lo habitual es rallar el pan que fue elaborado varios días atrás y que, por ese motivo, ya se encuentra duro. El pan rallado se usa para empanar milanesas y croquetas, por mencionar dos alternativas, pero también como aglutinante en hamburguesas y albóndigas.

El empanado aporta una capa sin igual a estas y otras comidas, que se vuelve crocante y absorbe especialmente el aceite y las salsas. Además, los ingredientes que se encuentran dentro de la capa de pan rallado se cuecen de forma diferente, con un sabor más concentrado que si entran en contacto directo con el calor. Así como el queso rallado, éste es un componente casi inseparable de ciertas recetas.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2019. Actualizado: 2022.
Definicion.de: Definición de rallar (https://definicion.de/rallar/)

Buscar otra definición