Definición de saciedad

Saciedad es un concepto que deriva de satiĕtas, un vocablo latino. La noción hace referencia a la sensación que se produce al satisfacer de manera excesiva un cierto deseo o una necesidad.

Saciedad

Por ejemplo: “El anciano comió durante horas sin alcanzar la saciedad”, “Los nutricionistas siempre intentan lograr que sus pacientes tengan más saciedad y menos apetito”, “Hay escritores que corrigen y corrigen sus cuentos hasta la saciedad”.

Lo habitual es que la idea de saciedad se asocie a la alimentación. Una persona alcanza la saciedad cuando su organismo ya no le demanda alimentos. La saciedad, en este sentido, aparece cuando el organismo no requiere más nutrientes.

Cuando una persona sigue una dieta especial para bajar de peso, el objetivo suele ser alcanzar la saciedad con una menor cantidad de alimentos (o con alimentos menos calóricos). Esto se traduce en la ingesta de menos alimentos sin que el individuo sienta por esa merma lo que comúnmente llamamos hambre o apetito.

La saciedad también puede vincularse a otras necesidades o deseos. Un adolescente puede mirar horas y horas de una serie de televisión hasta la saciedad (es decir, hasta que ya no le queden ganas de seguir viendo la serie en cuestión). Un periodista, por su parte, puede releer sus artículos varias veces hasta alcanzar la saciedad y considerar que ya no tiene que seguir corrigiéndolos.

En algunos casos, la saciedad es considerada como algo que ya cansó o agotó: “Se habló del proyecto hasta la saciedad, es hora de dejar las palabras y pasar a la acción”.

Trucos para alcanzar la saciedad

SaciedadComo se menciona anteriormente, el objetivo de muchas dietas para perder peso es conseguir que la saciedad tenga lugar a través del consumo de la menor cantidad de alimentos posible, o bien a través de productos de escaso contenido calórico. Veamos a continuación algunos de los trucos más eficaces para alzanzar este estado:

* mantener un horario fijo para las comidas. Este es uno de los puntos fundamentales, ya que nos evita la sensación de hambre espontánea típica de las personas que comen a toda hora. Por otro lado, también vuelve más intensa la satisfacción después de cada ingesta;

* comer lentamente y en pequeñas porciones, tomándose el tiempo para masticar adecuadamente cada bocado y saboreándolo. Esto también debe ir de la mano de una alimentación a consciencia, para comer solamente la cantidad que necesitamos y evitar los platos que nos resultan pesados o difíciles de digerir;

* preguntarnos activamente a mitad de cada comida si hemos alcanzado la saciedad. Esto resulta especialmente difícil cuando estamos frente a nuestro plato favorito, y por eso es importante obligarnos a frenar y pensar si realmente deseamos seguir comiendo;

* evitar las distracciones, tales como la televisión, la música o los periódicos. Los especialistas en nutrición aseguran que estos estímulos externos atentan contra la correcta percepción de la saciedad. Del mismo modo, cuando comemos con otras personas, se recomienda hacer pausas para las conversaciones;

* incorporar a las comidas vegetales crudos de hojas verdes. Estos alimentos nos ofrecen muchos beneficios, ya que además de su bajo contenido calórico también aumentan la sensación de saciedad;

* especialmente para los amantes del buen comer, es importante darse un “festín” una vez cada tanto. Si nos proponemos cuidarnos en las comidas sin excepción por plazos bien definidos y recompensarnos periódicamente, se vuelve mucho más fácil aceptar los límites;

* no continuar comiendo por vergüenza si nos encontramos en una reunión. Hay personas que, por cuestiones de inseguridad, siguen comiendo a pesar de haber alcanzado la saciedad, simplemente por temer la reacción de los demás o por no saber qué hacer hasta que los demás hayan terminado.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de saciedad (https://definicion.de/saciedad/)
Top