Definición de velamen

Lo primero que vamos a hacer para adentrarnos en el esclarecimiento del significado del término velamen es descubrir su origen etimológico. En este caso, tenemos que exponer que es una palabra que deriva del latín, concretamente es fruto de la suma de dos componentes de dicha lengua:
-El verbo “velare”, que puede traducirse como “velar” o “cubrir”.
-El sufijo “-men”, que se utiliza para indicar un “instrumento” o una “herramienta”.

Velamen

Se denomina velamen al conjunto compuesto por las velas que forman parte de un barco. El velamen constituye, junto al mástil, la jarcia y otros elementos, el aparejo de la embarcación: es decir, aquello que posibilita que se desplace gracias al viento.

El viento actúa de manera directa sobre el velamen. De acuerdo a la disposición y la forma de las velas, la fuerza del aire es transmitida por las velas al mástil, las jarcias y las vergas y el empuje alcanza el casco de la embarcación. Así, finalmente, el vehículo se desplaza por el agua.

Los primeros velámenes fueron creados miles de años antes de Cristo. Los romanos, los egipcios y los chinos ya utilizaban velas de diferentes materiales (algodón, cuero, cáñamo, papiro y otros) para trasladarse por el medio acuático.

El velamen puede estar formado por distintos tipos de vela. La vela cuadra es aquella de aspecto trapezoidal o rectangular, que funciona en ángulo recto respecto al rumbo que toma la embarcación. La vela latina, en cambio, cuenta con forma triangular y va contra el viento.

Dentro de las velas cuadras o cuadradas existen diversos tipos que merece la pena saber, tales como las del palo de mesana, las del trinquete o las del palo mayor.

Por otro lado, en lo que respecta a las velas latinas, tenemos que exponer que bajo esa denominación también se incluyen aquellas cuyos lados están perfectamente reconocidos. En concreto, uno se llama pujamen, que es el que está abajo; otro es el grátil, el del lado que queda abajo y dentro de la barca; y el tercero, que es vertical y determina la altura de las velas. Este último es el que se conoce como baluma.

De la vela latina no hay que olvidar que tiene una variante, la vela de martillo, que posee forma trapezoidal.

No obstante, tampoco podemos olvidarnos de otra serie importante de velas, entre las que destacan las llamadas de cuchillo. También reciben el nombre de áuricas y tienen la particularidad de que se encuentran orientadas hacia lo que es el centro del buque en cuestión. Eso sin pasar por alto que están envergadas en el palo.

Es importante mencionar que la noción de velamen también aparece en el ámbito de la botánica. En este caso, velamen es el nombre de una rizodermis (la epidermis de la raíz) que está compuesta, en su madurez, por células que no están vivas.

Las veloziáceas, las ciperáceas, las orquídeas y las aráceas son algunas de las plantas que disponen de velamen, que es una especie de vaina que recubre la raíz. Hay quienes sostienen que el velamen se encarga de la absorción de agua, aunque dicha capacidad no se pudo confirmar aún.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2015. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de velamen (https://definicion.de/velamen/)

Definiciones Relacionadas

Top