Definición de batuta

El concepto batuta procede del vocablo italiano battuta, que puede traducirse como “compás”. La noción se emplea para nombrar a la vara delgada y de escasa longitud que utiliza el director de una agrupación musical, como un coro o una orquesta, para dirigir la ejecución de una obra.

Batuta

Por lo general, el director usa la batuta y sus brazos y manos para dar indicaciones a los músicos. Lo habitual es que la batuta se tome con la mano derecha, apoyando su base en la palma y luego cerrando los dedos para sostenerla. Con el brazo extendido, el director sitúa la batuta a la altura de su rostro y apunta hacia adentro y hacia la izquierda para desplazarla.

Puede decirse que la batuta actúa como una extensión del brazo del director. El tamaño varía de acuerdo a la contextura física del usuario. Si el director tiene brazos largos, puede usar una batuta con una determinada extensión. En cambio, si sus brazos son cortos, puede optar por una batuta más pequeña.

Las batutas suelen construirse con madera, grafito o fibra de vidrio. Aunque son consistentes y tienen un cierto peso, su diseño hace que el director las pueda sostener de manera firme pero sin hacer mucha fuerza. Precisamente, el peso de la batuta debe estar centralizado en el extremo desde el cual la sostiene el director, de manera que no le suponga un esfuerzo moverla con ligereza.

Todo esto nos lleva al siguiente punto: la batuta no es necesaria al cien por ciento para la tarea del director; en otras palabras, si en medio de un concierto se rompiera y nadie pudiera conseguir una de repuesto, el director podría usar sus brazos y manos, sin que esto causara una falta de comprensión por parte de la orquesta.

Es importante entender que no todos los directores le dan a la batuta el mismo grado de importancia en su trabajo. Si bien existen reglas y conceptos básicos que muchos aprenden en el conservatorio para dar sus primeros pasos por esta disciplina, el camino hacia la dirección profesional suele caracterizarse por el desarrollo de técnicas y estilos propios, que permiten en muchos casos reconocer a cada profesional con sólo ver sus manos en movimiento.

En países en los que no existe la formación musical obligatoria, lo normal es que la gente ajena a este arte no comprenda el papel que juega el director de orquesta; si bien pueden asumir que “guía” a lo músicos a través de sus ejecuciones, no llegan a sentir la importancia de su desempeño. Tomar la batuta, en este entorno, dista de gozar de un poder heredado o inmerecido: el director debe ganarse la confianza y el respeto de los músicos, para guiarlos hacia la mejor interpretación de sus vidas en cada presentación.

El trabajo de un buen director es similar al de un maestro de escuela: si quiere obtener buenos resultados debe comenzar por acercarse a cada uno de los alumnos, aprenderse sus nombres, conocer sus inquietudes y encontrar la mejor manera de transmitirles sus propias necesidades para que nadie se quede en el camino. Llevar la batuta implica comunicarse con muchas personas a la vez, aceptar sus quejas, evaluar sus exigencias, todo esto sin perder de vista el horizonte, donde se encuentra ese concierto que dará sentido a un esfuerzo de semanas, meses o años.

Por extensión a este significado, la idea de batuta también se emplea de manera simbólica con referencia al control o la dirección de algo. Por ejemplo: “No me importa lo que digas: acá la batuta la tengo yo”, “Si quieres pedir un adelanto, te sugiero hablar con Gómez, quien maneja la batuta”, “La batuta no la tiene el entrenador, la tiene el capitán del equipo”.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de batuta (http://definicion.de/batuta/)