Definición de garante

Garante es aquel que da garantía. El concepto tiene su origen en un vocablo de origen francés. Algunas frases en la que aparezca utilizado pueden ser: “Mi hijo me pidió que saliera como garante en la operación inmobiliaria”, “Quiero pedir un crédito, pero no consigo un garante”, “La empresa solicita un garante antes de entregar las máquinas en consignación”.

Garante

Para comprender mejor el significado del término es necesario que previamente definamos aquel con el que se encuentra relacionado directamente: “garantía”. Este concepto se define como el efecto de afianzar lo estipulado. Para dar esa seguridad puede utilizarse un garante garante real (que se compromete a dar garantía con algo concreto) o un garante simbólico (que utiliza su nombre o reputación a modo de garantía).

Cuando una personalidad o una organización apelan a su reputación o compromiso para brindar garantía en medio de ciertos conflictos, también se los denomina de este modo. En un enfrentamiento entre dos países, por ejemplo, puede aparecer una tercera nación y ofrecerse como garante de paz en el marco de las negociaciones. Esta tercera nación garantiza que ninguno de los bandos enfrentados apelará a la violencia mientras dure el proceso.

Garante legal

A nivel jurídico, el garante es quien se ve obligado a responder por otra persona cuando ella no pueda o quiera cumplir con sus obligaciones de pago. En un contrato de alquiler, por ejemplo, el locatario o inquilino (quien alquila) debe presentar un garante ante el locador (quien pone algo en alquiler, generalmente un inmueble). Si el locatario no paga el alquiler, el garante debe hacerse cargo y entregar el dinero correspondiente, ya que él ofrece la garantía al locador.

La garantía legal es la que otorga la ley frente a una relación de consumo en la que, según lo estipula la legislación vigente, ambas partes se comprometen a cumplir una parte de un trato en el que ambos están de acuerdo.

Estas garantías se encuentran protegidas por cuatro derechos fundamentales: de devolución, de reparación, de rebaja del precio y de resolución del contrato. Los mismos pueden cambiar teniendo en cuenta el tipo de producto y de relación comercial que se establezca entre las partes interesadas.

En el caso de un producto nuevo, la persona que ofrece/vende un producto, debe responder ante los defectos que este presente en un plazo de 2 años como mínimo, desde la fecha en la que el producto se entrega. Es decir que el comprador tiene la seguridad de que, durante dos años, podrá disponer del servicio técnico de la compañía, para atender los posibles desperfectos que pudieran surgir.

En el caso de los productos nuevos, la empresa que lo fabrica es la garante, la que se hará cargo de arreglar o realizar la devolución del dinero al comprador, si el producto no respondiera a lo establecido en el contrato de compra-venta.

Si el producto fuera de segunda mano, el plazo de que dispone el comprador para cambiarlo es de 1 año, a veces menos, teniendo en cuenta el contrato establecido al realizarse la compra. En estos casos el garante es el propio comprador, él se compromete a responder por los productos si estos no cumplen con las expectativas del comprador.

El tiempo de la garantía legal no comienza a correr hasta que el producto no es vendido; es decir, el punto de partida de dicho reloj es la emisión del tique, albarán o factura de compra. Y caducará, dependiendo de lo establecido, cuando se cumpla el tiempo correspondiente.

En el caso de que un producto deba ser enviado a reparación o sustitución, los plazos de la garantía se suspenden desde que el mismo es enviado al garante; y se reanudarán desde que este envíe nuevamente el producto al consumidor en cuestión.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2010. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de garante (http://definicion.de/garante/)