Definición de bioética

Las investigaciones que se desarrollan en el campo de la biología pueden constituirse en grandes avances para la Humanidad, pero también pueden generar múltiples debates. Aquellos dilemas éticos que surgen a partir de este tipo de investigaciones son analizados por la bioética.

Bioética

Esta disciplina estudia tanto la investigación biológica en sí misma como sus aplicaciones. Su finalidad es brindar principios que propicien una conducta adecuada del ser humano respecto a las distintas formas de vida y al ambiente en el cual se pueden generar las condiciones vitales de las especies.

El religioso, educador y filósofo alemán Fritz Jahr (18951953) fue quien postuló por primera vez el concepto de bioética. Jahr acuñó el término en un artículo que publicó en 1927 sobre cómo debería ser el vínculo ético entre las personas y los animales y entre las personas y las plantas. Con el correr de los años, y el avance de la ciencia, la noción fue adquiriendo más importancia.

Puede decirse, en un sentido amplio, que la bioética abarca todos aquellos conflictos éticos que están relacionados con la vida en general. Lo que busca la bioética es que la rectitud moral y los valores gobiernen el accionar del hombre respecto a todas las formas de vida.

El aborto es uno de los temas que preocupan a la bioética, donde se debate en qué momento se inicia la vida. La eutanasia también es objeto de estudio de esta rama de la ética. Otra de las cuestiones que interesan a los expertos en bioética es la clonación.

Principios fundamentales de la bioética

En el año 1979, dos bioeticistas llamados James F. Childress y Tom L. Beauchamp establecieron la definición de cuatro principios que sientan las bases de la bioética, los cuales se definen a continuación:

* autonomía: se trata de la capacidad que tiene un ser vivo de establecer sus propias reglas o normas sin que influyan en su decisión las presiones externas. El carácter de este principio de la bioética es imperativo y es necesario que se lo respete siempre que el individuo no tenga limitada su autonomía a causa de problemas de salud, los cuales deberán ser justificados. En el ámbito de la medicina, se denomina consentimiento informado a la expresión más alta de este principio y constituye uno de los derechos del paciente tanto como uno de los deberes del médico;

* beneficencia: es la obligación de tomar en cuenta el beneficio de ajeno antes de actuar, dejando de lado los prejuicios para enfocarnos en sus verdaderos intereses. Los médicos deben promover acciones que respeten las necesidades de los pacientes sin permitir que las opiniones de los mismos se interpongan. La razón de tal modo de proceder, según este principio de la bioética, es que el profesional cuenta con las herramientas adecuadas para ayudar al paciente y decidir qué le conviene, algo que ha desatado diversas controversias;

* no maleficencia: consiste en evitar de forma intencional cualquier acto que pueda causar perjuicio o daño a los demás. Esto debería aplicarse a todos los ámbitos de la vida, aunque nuestra especie lejos está de dejar vivir en paz a las otras. En el sector específico de la medicina, este principio no siempre es fácil de advertir, pues en ocasiones los profesionales causan un cierto daño para obtener un objetivo determinado, y por eso pueden reinterpretarlo de modo que indique “no dañar a nadie de forma innecesaria”;

* justicia: cada individuo debe ser tratado como un igual, sin que se interpongan prejuicios con respecto a sus ideologías, su etnia o su situación económica, entre otros aspectos de su persona. La lucha contra la desigualdad es una de las más relevantes de nuestra era, y sin duda las personas más poderosas tienen un papel fundamental para ponerle fin a la discriminación, a la repartición injusta de bienes y al odio basado en las diferencias físicas o ideológicas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de bioética (https://definicion.de/bioetica/)
Top