Definición de encina

La raíz etimológica de encina se encuentra en el latín ilicīna. Se llama encina a un árbol del grupo familiar de las fagáceas que se destaca por la dureza de su madera y por su fruto.

Las encinas, cuya altura suele rondar los doce metros, cuentan con un tronco de gran grosor que se ramifica en múltiples brazos con ramas. Los ejemplares disponen de hojas persistentes con envés blanquecino y una tonalidad verdinegra del otro lado y además presentan flores de color amarillento o verdoso.

Quercus ilex

La encina tradicional es el árbol de nombre científico Quercus ilex.

Características de la encina

Al pertenecer al conjunto de las fagáceas, la encina es un árbol angiospermo: es decir, un fanerógamo con carpelos que forman un ovario, en cuyo interior se encuentran los óvulos. Todas las especies fanerógamas, a su vez, evidencian sus órganos reproductivos en forma de flor.

Otra característica de la encina es que se trata de un árbol dicotiledóneo, ya que su embrión desarrolla dos cotiledones (o sea, dos primeras hojas). Al igual que el resto de las fagáceas, la encina posee hojas sencillas, flores monoicas (separadas según el sexo aunque con el mismo pie) y fruto no dehiscente (su pericarpio no se abre de forma natural para permitir la salida de la semilla).

Cabe resaltar que existen diferentes tipos de encina. Por lo general el término suele hacer alusión a la especie de nombre científico Quercus ilex, conocida también como encina típica. La encina arizona (Quercus arizonica), la encina de la costa (Quercus agrifolia) y la encina de las barrancas (Quercus chrysolepis) son otras variedades de encinas.

Fruto

Las bellotas de la encina suelen usarse como alimento del ganado.

Usos de la madera

La madera de la encina es compacta y muy dura. Por sus características no suele pudrirse pero, como aspecto negativo, resulta complicado trabajar con ella.

Esta madera se usa como viga o pilar en el sector de la construcción. También puede aprovecharse para la producción de piezas sometidas al roce y en obras hidráulicas.

Con la encina, por otra parte, se puede producir carbón vegetal y obtener leña. En diferentes regiones españolas, de hecho, la encina solía ser el combustible más frecuente entre aquellos de uso doméstico.

No se puede dejar de mencionar que, por su elevado nivel de taninos, la corteza de la encina se emplea para el curtido del cuero. Este proceso es común en el territorio marroquí.

Las bellotas de la encina

Al fruto de la encina y de otros árboles que pertenecen a su mismo género se lo denomina bellota. La bellota un aquenio: un fruto seco con una única semilla.

Las bellotas tienen forma ovalada y una longitud de unos dos centímetros. Su cáscara es castaña y algo dura y protege a la semilla, la cual carece de albumen y contiene cotiledones carnosos.

Lo habitual es que las bellotas sean destinadas a la alimentación del ganado. Por la cantidad alta de taninos, no suelen usarse como alimento para las personas, aunque se pueden procesar para lograr la eliminación de dichos taninos. Otra opción es apelar a las variedades que ostentan una concentración inferior de taninos y, por extensión, un sabor más dulce.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2021.
Definicion.de: Definición de encina (https://definicion.de/encina/)

Buscar otra definición