Definición de

Erupción volcánica

La erupción volcánica es un intenso fenómeno de carácter geológico que se caracteriza por la expulsión o salida de elementos presentes dentro de un volcán hacia la superficie de la Tierra.

Eso que brota con fuerza desde el interior de un volcán es un material fundido (una mezcla o masa ardiente consolidada por enfriamiento) que recibe la denominación de magma. Es importante conocer de qué clase de erupción se trata en cada oportunidad ya que los materiales y la magnitud de los potenciales peligros varían.

Tipos de erupción volcánica

Existen muchos tipos de erupción volcánica. En un escenario de fuerte actividad volcánica es usual que se detecten fragmentos en estado sólidos bautizados como piroclastos (en griego se catalogan como tefra, un vocablo que alude a la ceniza).

Actividad volcánica

Un estratovolcán, también llamado volcán compuesto, posee formato cónico, un cráte en el centro y se constituye de varias capas con fragmentos de rocas y depósitos de lava.

En líneas generales, es posible identificar dos clases: las erupciones volcánicas efusivas (con liberación de gases sin que se altere, a medida que asciende el magma, la presión del entorno y ya en la superficie, registrando aquello que los especialistas en vulcanología denominan colada de lava) y las erupciones explosivas (modalidad en la cual el magma termina fragmentado como ceniza volcánica que se expulsa violentamente).

Asimismo, se suele distinguir entre erupciones magmáticas, erupciones freáticas y erupciones freatomagmáticas.

Acumulando más datos y precisiones, se advierte la existencia de múltiples subtipos. En este contexto, la mirada se posa sobre la erupción de carácter pliniano, la erupción de estilo estromboliano y la erupción de tipo peleano. El hawaiiano, el subglacial, el submarino, el vulcaniano y el fisural son otros ejemplos que dan cuenta de todas las clasificaciones que fueron apareciendo con el objetivo de diferenciar a cada actividad volcánica.

Impactos generados por la erupción de un volcán

Los impactos generados por la erupción de un volcán son variables, pero repercuten negativamente en el medioambiente y en la salud de numerosas especies de seres vivos.

La ceniza volcánica, de acuerdo a las estadísticas, atenta contra el bienestar ocular de la gente, además de provocar trastornos de piel y poner en riesgo al sistema respiratorio humano.

Por seguridad, entonces, se sugiere a las personas mantenerse a una distancia prudencial respecto a volcanes que se encuentren activos. Si hay que proceder a una evacuación, es fundamental respetar las recomendaciones de personal capacitado o autoridades idóneas y tener a disposición elementos de protección.

El clima tampoco resulta indiferente: cuando un volcán está en actividad, a la atmósfera llegan enormes niveles de metales, ceniza volcánica, partículas (que suelen definirse como aerosoles) y gases volcánicos que, de modo temporal, cambian las condiciones climáticas de una localidad, región o hasta de más de un país. No se puede pasar por alto que, en áreas próximas a una erupción volcánica, tanto la humedad como la lluvia resultan ácidas. Lamentablemente, hay investigaciones que determinaron que, hace más de 250 millones de años, numerosas erupciones volcánicas que tuvieron lugar en Siberia provocaron un incremento significativo de dióxido de carbono emitido y ello derivó en la acidificación del océano, motivo por el cual un elevado número de especies se extinguieron.

Es apasionante saber, además, que a partir de poderosas erupciones volcánicas nuestro planeta puede llegar a atravesar un breve ciclo de enfriamiento global, sirviendo de algún modo como refrigerante frente al calentamiento global.

Volcán activo

Varias erupciones volcánicas obligan a emitir un alerta de tsunami. Muchas veces, los volcanes submarinos terminan provocando tsunamis de consecuencias demoledoras.

Fenómenos que se asocian a una erupción volcánica

Existen muchos fenómenos que se asocian a una erupción volcánica, algunos de los cuales describiremos en los párrafos siguientes.

En erupciones explosivas, por ejemplo, se constituyen peligrosos e imparables flujos piroclásticos (combinaciones de piroclastos y gases muy calientes que surgen al colapsar un domo volcánico o una columna eruptiva o bien al desbordarse el cráter y avanzan muy velozmente por el terreno de manera descendente).

Los láhars, en tanto, son flujos de lodo volcánico que a veces tienen temperatura elevada y, en otras circunstancias, resultan fríos. Tienen la capacidad de extenderse por largos kilómetros y de ser súper destructivos porque arrasan con todo aquello que encuentran en su camino.

Las fumarolas (desprendidas de cada colada de lava y a través de grietas externas de un volcán), el geiser (situados en territorios en los cuales hay una actividad volcánica enérgica o rocas volcánicas) y las solfataras (aberturas de volcanes que posibilitan la salida de vapores sulfurosos) son otros fenómenos relacionados.

Volcán en erupción

Las nubes ardientes, originadas a partir de erupciones plinianas y peleanas, contienen cenizas, vapor de agua y gases. Son formaciones que provocan precipitaciones o lluvias a base de ceniza.

Erupciones volcánicas trascendentes

Hubo erupciones volcánicas trascendentes a lo largo de toda la Historia. En suelo europeo fue muy devastadora y nociva la erupción registrada hacia el año 79 en el monte Vesubio. Pompeya y otras ciudades fueron arrasadas, quedando debajo de un grueso manto de ceniza volcánica.

En 1815, en tanto, la montaña Tambora fue escenario de una erupción de magnitud 7 de acuerdo al Índice de explosividad volcánica (VEI). Los registros señalan que influyó muy seriamente en materia climática y llevó a la muerte a alrededor de sesenta mil individuos. Este fenómeno, sumado a otras actividades volcánicas, condujo a que 1816 fuera tristemente recordado como el año sin verano o año de la pobreza porque las marcas térmicas bajaron notoriamente y se padeció una seria escasez en materia de alimentos.

El Krakatoa de Indonesia (que ha entrado en erupción en diferentes oportunidades con mucha potencia) y el Pinatubo de Filipinas que en 1991 dejó una huella imborrable en la memoria colectiva por su dañina actividad también se tornaron populares por las consecuencias que han ido provocando.

Cómo citar este artículo Verónica GudiñaPublicado por Verónica Gudiña, el 1 de junio de 2023. Erupción volcánica - Qué es, tipos, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/erupcion-volcanica/
Buscar otra definición
x