Definición de fibrosis

Antes de entrar de lleno en el significado del término fibrosis vamos a conocer el origen etimológico de este. Así, podemos determinar que es fruto de la suma de dos componentes léxicos que derivan del latín:
-El sustantivo “fibra”, que tiene ese mismo significado.
-El sufijo “-osis”, que se utiliza para indicar “proceso patológico”.

Fibrosis

La fibrosis es un desarrollo patológico de un tejido fibroso. Esta formación anómala se genera a partir de una inflamación crónica o de un problema circulatorio que provoca un incremento de la producción de colágeno.

Debido a la fibrosis, la estructura del tejido aumenta su grosor ya que el tejido conectivo o fibroso crece. De acuerdo al órgano afectado, la fibrosis puede provocar distintos síntomas, como hipertensión arterial, disnea y otros.

El diagnóstico de fibrosis se realiza al analizar las modificaciones del tejido. Una vez diagnosticada, el tratamiento indicado por el médico estará vinculado a la enfermedad que subyace a la aparición de la fibrosis. Por lo general se busca que las alteraciones en el tejido no avancen, ya que los cambios que ya se produjeron no se pueden revertir.

La fibrosis pulmonar, por ejemplo, supone la pérdida de la capacidad de los alveolos de intercambiar gases debido al engrosamiento y la cicatrización del tejido. Esta fibrosis puede ser idiopática (sin causa conocida) o deberse a la exposición a ciertas sustancias, la artritis reumatoide, la tuberculosis o el lupus, entre otros motivos. La fibrosis pulmonar se caracteriza por los problemas respiratorios, la tos crónica, la fatiga y la pérdida de apetito y de peso.

La fibrosis quística, en tanto, es un trastorno genético que afecta sobre todo a los pulmones, aunque también incide en el funcionamiento del intestino, el hígado y el páncreas. Esta enfermedad incluye la fibrosis, la acumulación de mucosidad y múltiples alteraciones que son potencialmente mortales.

De la misma manera, no podemos pasar por alto la existencia de lo que se conoce como fibrosis muscular. Esta podemos indicar que básicamente consiste en que se produce una interrupción de lo que es el deslizamiento que los músculos vienen a realizar sobre sí mismos. Esto lo que trae consigo, por tanto, es que el tejido muscular natural, funcional y primario del organismo se vea sustituido por otro que se define como “anárquico”.

Entre las posibles causas de la fibrosis muscular se encuentran desde una cirugía hasta una tendinitis crónica pasando por una rotura de las fibras musculares, la vejez o una hipertrofia muscular, entre otras.

La fisioterapia e incluso la cirugía son dos de los principales pilares del tratamiento que se suele establecer a los pacientes que sufren fibrosis muscular. No obstante, también, en ocasiones, se recurre al empleo de lo que son fármacos.

Hay que establecer, además de todo lo indicado, que en muchas ocasiones este tipo de fibrosis aparece en las personas que sufren la enfermedad de Duchenne, que es una distrofia muscular que suele estar provocada por un gen defectuoso que viene a afectar a lo que es la proteína que existe en los músculos.

La fibrosis mediastínica y la fibrosis endomiocárdica son otras clases de fibrosis que pueden afectar a una persona.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2017. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de fibrosis (https://definicion.de/fibrosis/)

Buscar otra definición