Definición de fatiga

Antes de entrar de lleno en el significado del término fatiga vamos a conocer su origen etimológico. En este caso, podemos establecer que deriva del latín, concretamente de “fatigare”, el cual procede de “fatis”, que puede traducirse como “ranura” o “grieta”.

Fatiga

El concepto de fatiga se emplea para aludir al agotamiento, la extenuación, la debilidad o el tedio. Quien tiene fatiga, se siente cansado o fastidioso. Por ejemplo: “A partir de la segunda hora de juego, el tenista belga comenzó a sentir fatiga y su nivel cayó”, “Después de tantos años de trabajar bajo presión, el ejecutivo empezó a arrastrar una fatiga que no lo dejaba concentrarse”, “Ante los primeros síntomas de fatiga, un conductor debe salir de la carretera y detenerse para descansar”.

La idea de fatiga suele aludir a la molestia o el cansancio que provoca un esfuerzo físico o mental. La persona puede tener sueño, experimentar distintos dolores o padecer una sensación de malestar. La fatiga, en ese sentido, desaparece con el descanso y no deja ninguna secuela.

Cuando la fatiga es física, por lo general puede revertirse con reposo y durmiendo. Si la fatiga es mental, también es importante descansar y dormir, aunque además se necesita relajación y distracción para despejar la mente.

El síndrome de fatiga crónica, por otra parte, es un trastorno que implica tener un cansancio extremo que no se va pese al descanso. En este caso, el sujeto puede sufrir dolores musculares, cefalea, problemas de memoria e insomnio de manera persistente.

De la misma manera no podemos pasar por alto la existencia de lo que se conoce como fatiga visual, que viene a ser el conjunto de molestias que se experimentan después de que el ojo se haya visto sometido a un esfuerzo durante un tiempo considerable. Ese esfuerzo puede suponer haber pasado muchas horas leyendo, delante de la pantalla de un ordenador o estudiando.

Entre los síntomas más habituales que indican que una persona tiene fatiga visual están el lagrimeo de los ojos, el enrojecimiento de estos, visión borrosa, dolor de cabeza o sensación de congestión en lo que es el puente nasal.

La manera de conseguir aliviar esos síntomas es llevando a cabo medidas tales como estar en una habitación oscura con los ojos cerrados, realizar un masaje en la zona de los ojos o de las sienes, aplicar frío en aquellos si los párpados o los ojos están hinchados…

No obstante, es necesario ser consciente de que para evitar sufrir ese tipo de fatiga hay que tomar medidas tales como no tener reflejos en la pantalla del ordenador en la que se esté trabajando, tener la cantidad de luz necesaria en la habitación donde se está y descansar la vista periódicamente.

Para la ingeniería, la fatiga de un material se produce cuando éste pierde su resistencia mecánica debido a haber estado sometido a un esfuerzo repetido durante mucho tiempo. La fatiga de materiales hace que un material se rompa por la influencia de cargas dinámicas cíclicas.

El material, poco a poco, va perdieron su capacidad de carga: es decir, se fatiga. Pequeñas fisuras en su interior avanzan muy lentamente, provocando finalmente la rotura.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2017. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de fatiga (https://definicion.de/fatiga/)

Buscar otra definición