Definición de fosfolípidos

Un lípido es un compuesto orgánico que se genera a partir de un proceso de esterificación de alcoholes con ácidos grasos. Esterificar es la acción que se concreta cuando un alcohol (o un fenol) y un ácido se unen y forman un éster.

Existen diferentes clases de lípidos. Los fosfolípidos son aquellos que tienen ácido fosfórico en su composición. Estos lípidos se encuentran en las membranas activas de las células y son muy relevantes para el organismo.

De acuerdo a la estructura que está unida al ácido fosfórico, es posible diferenciar entre el fosfatidilinositol, la fosfatidilserina, la fosfatidilcolina, la fosfatidiletanolamina y otros tipos de fosfolípidos. Una de las particularidades de los fosfolípidos es que son anfipáticos: sus moléculas tienen una parte soluble en agua (es decir, hidrofílica) y otra que no lo es (hidrófoba).

Es importante tener en cuenta que los alimentos ricos en fosfolípidos, como la leche, la manteca (mantequilla), las almendras, el mani, el germen de trigo, el hígado, las nueces, la soja y la yema del huevo, aportan diversos beneficios al organismo. A nivel general, puede decirse que contribuyen a regular el colesterol, ayudan al buen funcionamiento pulmonar y permiten la activación de enzimas.

Los fosfolípidos suelen ser llamados lecitinas. Sin embargo, la lecitina es un fosfolípido específico: la ya mencionada fosfatidilcolina. La lecitina es clave para transformar la grasa en energía, ya que permite conservarla en pequeñas partículas que son quemadas rápidamente por el organismo. Estos fosfolípidos, por otra parte, actúan como diuréticos naturales (evitan la retención de líquidos) y tienen propiedades antioxidantes.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de fosfolípidos (https://definicion.de/fosfolipidos/)