Definición de keratina

Muchas veces nos encontramos con la palabra keratina en el envase de diversos productos o en los medios de comunicación. Sin embargo, el término no forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE).

Keratina

El concepto correcto en nuestro idioma es queratina, derivado del griego keratínē. Keratina, por lo tanto, es un vocablo erróneo que se elabora con una falta de ortografía.

La queratina, en definitiva, es una proteína que se destaca por su elevado nivel azufre. Se trata de un componente esencial de las capas superficiales de la epidermis de los animales vertebrados y de las partes derivadas de dichas capas, como los pelos, las uñas, los cuernos y las plumas.

Como todas las proteínas, la queratina es una macromolécula (una molécula que se caracteriza por su gran tamaño) que se forma con cadenas lineales de aminoácidos. En el caso de la alfa-queratina, sus cadenas de aminoácidos presentan monómeros de cisteína que producen puentes disulfuro. La beta-queratina, en cambio, tiene muy poca cisteína o directamente no cuenta con esta sustancia.

Gracias a la queratina, diversas estructuras del cuerpo adquieren su dureza y su resistencia. La queratina, por ejemplo, es un elemento muy importante del cabello: de hecho, cada pelo está formado principalmente por queratina.

Por eso, cuando el cabello se daña por múltiples motivos (como el cloro de una piscina, los químicos de un champú o el calor de una plancha), es posible realizar un tratamiento con queratina para que recupere su fortaleza.

El tratamiento de keratina es ideal para moldear el pelo con mayor facilidad y dejar atrás el encrespamiento. Para aquellas personas que deseen lucir una melena lisa, con brillo y fácil de peinar, el uso de esta proteína es muy recomendado. La reparación y la nutrición del cabello son tareas que mucha gente pasa por alto, pero que sobre todo con la llegada de la vejez vienen muy bien.

Por medio de un tratamiento de keratina podemos reparar las fibras del cabello, nutrir cada pelo desde la raíz hasta la punta y darle un aspecto sedoso, protegiéndolo a su vez de agentes externos que atenten contra su estado, como pueden ser los productos químicos y las planchas para alisarlo.

Sobra decir que el tratamiento de keratina también tiene desventajas, como ocurre con cualquier otro. Por esta razón, es conveniente conocerlas antes de aventurarnos a aplicarlo para saber si sus beneficios nos compensan. Veamos una lista de sus desventajas a continuación:

Keratina* si contiene formol, gracias al cual se consigue un alisado permanente, es importante no inhalarlo ni permitir que entre en contacto con nuestras manos, ya que es un producto tóxico y contiene sustancias cancerígenas;

* el precio de cada aplicación suele ser alto, y la duración total de su efecto puede ser de tres a seis meses. Esto supone una inversión elevada por año para quien desee realizárselo sin interrupciones, aunque tampoco es aconsejable impedirle al cabello que descanse de estos productos;

* el tratamiento de keratina no es adecuado para cualquier tipo de cabello. Por ejemplo, no se aprecian resultados considerables en cabellos finos y con poco volumen, e incluso podría quebrarse. Además, durante los primeros días después de la aplicación no se recomienda recoger, teñir o decolorar el cabello;

* algunas personas son propensas a reacciones alérgicas por el contacto del cuero cabelludo y los ojos con la keratina. Para minimizar este riesgo se aconseja que lo aplique un profesional con experiencia.

Debido a que ciertas queratinas aparecen en cantidades superiores a las normales en pacientes con determinados tipos de cáncer, la medición del nivel de queratinas específicas en el torrente sanguíneo contribuye a la planificación y la evaluación del tratamiento contra enfermedades oncológicas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2018. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de keratina (https://definicion.de/keratina/)

Buscar otra definición