Definición de linfocitos

Los linfocitos son una clase de leucocitos: células también conocidas como glóbulos blancos, que se encargan de la respuesta inmunitaria del organismo. En el caso específico de los linfocitos, son células linfáticas producidas por la médula ósea y el tejido linfoide.

Linfocitos

Cada linfocito presenta un núcleo de gran tamaño y forma esférica que se encuentra rodeado de una cantidad generalmente reducida de citoplasma. En dicho citoplasma, por otro lado, se hallan ribosomas libres, mitocondrias y el aparato de Golgi.

Los linfocitos regulan la respuesta inmunitaria específica o adaptativa. De este modo, reaccionan frente a antígenos como células tumorales o microorganismos. Es posible diferenciar entre los linfocitos T, los linfocitos B y las denominadas células NK.

Al proceso de desarrollo de los linfocitos se lo denomina linfopoyesis. Este procedimiento se inicia en una célula madre hematopoyética de tipo pluripotente.

Cuando el nivel de linfocitos resulta elevado en comparación a los valores de referencia, se trata de un caso de linfocitosis. Por el contrario, cuando la cantidad es inferior, se habla de linfocitopenia. Cabe destacar que el valor considerado normal es de entre un 20% y un 40% de linfocitos en el total de los glóbulos blancos: un porcentaje mayor refleja la linfocitosis, mientras que un porcentaje menor revela la linfocitopenia.

Para conocer el nivel de linfocitos es necesario realizar un análisis de sangre. El hemograma se lleva a cabo en un laboratorio y permite diagnosticar diferentes trastornos. La alteración de las cifras normales de linfocitos puede deberse a una infección o una inflamación, por ejemplo.

Dicho esto, para descubrir un caso de linfocitosis o linfocitopenia es necesario someterse a un análisis de sangre. Para ello, un médico debe solicitarlo y referir al paciente a una clínica en la cual un equipo de enfermeros especializados practiquen la extracción y el posterior hemograma completo.

En términos más precisos, la linfocitosis tiene lugar cuando el número total de linfocitos supera los 4500 por milímetro cúbico, aunque el valor de referencia puede ser más alto en algunos casos. Para diagnosticarla en un niño menor a un año de edad, por ejemplo, se busca un valor superior a los 7000 por milímetro cúbico, mientras que para los niños mayores de un año el número a superar es 9000 por milímetro cúbico.

La linfocitosis se puede clacificar de la siguiente manera:

* policlonal: por lo general, se produce como consecuencia de una inflamación o una infección;

Linfocitos* monoclonal: suele reflejar una enfermedad proliferativa, en la que la cantidad de linfocitos aumenta como resultado de un defecto de la población linfoide.

Es común que el médico indique la repetición del hemograma si detecta un posible caso de leucocitosis, para asegurarse de que no haya habido un error en el conteo de la muestra.

Con respecto a la linfocitopenia, los trastornos que pueden repercutir en la disminución de los linfocitos son varios; por ejemplo, puede darse por una infección a causa de un virus, como el VIH o el de la gripe. La clasificación de este trastorno nos da los siguientes dos tipos de linfocitopenia:

* aguda: tiene lugar durante un corto período a lo largo del curso de algunas enfermedades, pero finalmente se resuelve;

* crónica: su duración es mucho mayor y no es fácil estimar cuándo —o si— se resolverá.

La linfocitopenia no siempre viene acompañada de síntomas, pero existen algunos que se asocian a ella, como ser los siguientes:

* aumento de tamaño en los ganglios linfáticos y el bazo, muchas veces por cáncer o VIH;

* fiebre, rinorrea y tos, lo cual suele indicar una infección respiratoria de tipo viral;

* reducción de tamaño en los ganglios linfáticos, normalmente a causa de un trastorno en el sistema inmune.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2018. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de linfocitos (https://definicion.de/linfocitos/)

Buscar otra definición