Definición de

Postre

Un postre es una comida dulce que se consume al final de una comida. Por lo general, se sirve después del plato principal y suele tener sabores dulces, aunque también puede incluir ingredientes como frutas, lácteos, chocolate, nueces, entre otros.

Los postres pueden variar en forma y tamaño, y existen muchas recetas y tradiciones culinarias en todo el mundo que ofrecen una amplia gama de opciones para satisfacer los gustos y preferencias de las personas. No sólo son apreciados por su sabor dulce, sino también por su capacidad para cerrar una comida de manera satisfactoria. Entre los ejemplos más comunes se encuentran el helado, el flan, la mousse, la gelatina y el merengue.

Flan con frutas

El postre es un plato dulce para después de la comida.

Si tienes poco tiempo, revisa el índice o el resumen con los puntos clave.

Origen y evolución

El concepto de postre y su evolución histórica se remontan a las civilizaciones antiguas, donde los alimentos dulces tenían un lugar en las celebraciones y rituales. A lo largo de la historia, los postres han experimentado una transformación significativa, influida por factores culturales, ingredientes disponibles y avances tecnológicos.

En la antigüedad, los egipcios ya disfrutaban de postres que incluían miel y frutas. Los romanos también tenían una tradición de servir frutas frescas y secas, así como pasteles endulzados con miel. En la Edad Media, en Europa, los postres comenzaron a incluir ingredientes como azúcar y especias, aunque estos productos eran considerados lujos y se reservaban para la nobleza.

Durante el Renacimiento, el acceso a ingredientes exóticos desde otras partes del mundo, gracias a las rutas comerciales, enriqueció la diversidad de los postres. La introducción del azúcar refinado en Europa en el siglo XVII tuvo un impacto significativo en la repostería, ya que permitió la creación de una variedad más amplia de dulces y pasteles.

La Revolución Industrial trajo consigo avances tecnológicos que facilitaron la producción en masa de ingredientes como el azúcar y la harina, haciendo que los postres fueran más accesibles para la clase media. En el siglo XIX, la pastelería se convirtió en un arte culinario distinguido, con la creación de recetas más elaboradas y la apertura de las primeras tiendas especializadas.

Con la llegada del siglo XX, la globalización desempeñó un papel crucial en la evolución de los postres. La difusión de recetas y técnicas culinarias a través de los medios de comunicación y la migración llevaron a la fusión de tradiciones gastronómicas de diferentes partes del mundo. Postres como el tiramisú italiano, la torta tres leches latinoamericano o el mochi japonés se convirtieron en ejemplos de la influencia global en la repostería.

A base de masa

  • Tarta: un postre que se caracteriza por tener una base de masa, que puede ser quebrada o de hojaldre, y se rellena con diferentes ingredientes como frutas, crema, chocolate o frutos secos. Pueden ser dulces o saladas y se destacan por su versatilidad y variedad de sabores. Son populares en celebraciones y eventos especiales, y cada cultura tiene su propia interpretación de este delicioso postre;
  • galletas: pequeñas porciones de masa dulce horneada. Pueden variar en textura, desde crujientes hasta suaves y masticables, y pueden contener ingredientes como chocolate, frutos secos, avena o frutas. Son apreciadas por su conveniencia y son un acompañamiento popular para bebidas como el té o el café. Además, son una opción de merienda querida por personas de todas las edades;
  • muffins: pequeños bollos individuales, similares a los pasteles, pero generalmente más densos y compactos. Se pueden hacer en una variedad de sabores, como arándano, chocolate, zanahoria o nuez. Son populares para el desayuno o como merienda y a menudo se disfrutan tanto en versiones dulces como saladas;
  • macarons: un tipo de galleta francesa hecha con almendras, azúcar y clara de huevo. Se caracterizan por tener una textura crujiente por fuera y un relleno suave y cremoso en el centro. Vienen en una variedad de colores y sabores, y su presentación elegante los hace populares en eventos sofisticados y como regalos especiales;
  • crepes: una especie de torta delgada y ligera, originaria de la cocina francesa. Se hacen a partir de una masa líquida de harina, huevos y leche, y se cocinan en una sartén plana. Pueden rellenarse con una amplia gama de ingredientes, como frutas, chocolate, crema o incluso ingredientes salados. Son versátiles y se pueden disfrutar tanto como postre como plato principal;
  • bizcocho: un tipo de pastel esponjoso y ligero que se hace con ingredientes como harina, huevos, azúcar y mantequilla. Puede tener una variedad de sabores, y su textura es ideal para absorber siropes o glaseados. Es un clásico en la repostería y se puede servir solo o como base para otros postres más elaborados;
  • churros: una delicia frita de origen español, hecha con una masa de harina, agua y sal que se cocina hasta obtener una textura crujiente por fuera y suave por dentro. Tradicionalmente se espolvorean con azúcar y se sirven con chocolate caliente para mojar (chocolate con churros). Son populares en ferias, mercados y como postre indulgente. Su forma alargada y su sabor delicioso los hacen irresistibles para muchos amantes de los dulces.
Brownie

Los brownies destacan por su sabor y su textura jugosa.

De chocolate

  • Brownie: un postre estadounidense que se caracteriza por su textura densa y húmeda. Hecho con ingredientes como chocolate, mantequilla, azúcar, huevos y harina, a menudo contiene nueces o chips de chocolate para agregar textura y sabor. Se cuece en un molde rectangular y se corta en cuadrados o rectángulos. Los brownies son amados por su combinación irresistible de sabores a chocolate y su textura jugosa;
  • pastel de chocolate: un clásico que se disfruta en todo el mundo. Esta deliciosa creación se elabora con harina, cacao en polvo, azúcar, huevos y otros ingredientes, dependiendo de la receta. Se puede cubrir con glaseado, crema batida o espolvorear con azúcar en polvo. Su versatilidad lo convierte en un postre querido en celebraciones y ocasiones especiales;
  • trufas: pequeñas delicias redondas y suaves hechas de chocolate derretido, nata y mantequilla. La mezcla se enfría y luego se forma en pequeñas bolas que pueden estar cubiertas con cacao en polvo, nueces picadas o chocolate rallado. Son lujosas y se disfrutan como un bocado indulgente o se regalan como obsequios gourmet;
  • molten chocolate: un postre especial que presenta un centro líquido de chocolate derretido. La masa del pastel se cuece de manera que el exterior esté firme, pero el centro permanezca líquido y cremoso. Al romper el pastel, el chocolate derretido fluye hacia afuera;
  • cookies: pequeñas porciones de masa dulce que se hornean hasta obtener una textura crujiente o suave, según las preferencias. Pueden incluir ingredientes como chips de chocolate, frutos secos, avena o pasas. Son versátiles y se pueden disfrutar con leche, café o simplemente como un tentempié delicioso.
Tarta de manzana

La tarta de manzana se suele servir caliente y acompañar de helado o crema batida.

Con frutas

  • Tarta de frutos rojos: un exquisito postre que destaca por la combinación de bayas frescas como fresas, frambuesas, arándanos y moras. La base de la tarta suele ser una masa quebrada o de hojaldre, y se rellena con una mezcla de frutos rojos frescos y una suave crema o gelatina. Es conocida por su vibrante colorido y su equilibrio entre la acidez de las frutas y la dulzura del relleno;
  • crumble de manzana: un postre reconfortante y sencillo. Consiste en capas de manzanas cortadas, generalmente mezcladas con azúcar y canela, cubiertas con una mezcla desmenuzada de harina, azúcar y mantequilla. Al hornearse, la parte superior adquiere una textura crujiente mientras que las manzanas se cocinan hasta quedar tiernas. Se sirve comúnmente caliente y puede acompañarse con helado o crema batida;
  • pastel de calabaza: un clásico durante la temporada de otoño. Su relleno se elabora con puré de calabaza, mezclado con especias como canela, nuez moscada y clavo. Este relleno se coloca sobre una corteza de masa y se hornea hasta que cuaje. Se sirve a menudo con crema batida o helado;
  • tarta de durazno: la masa, ya sea quebrada o de hojaldre, se rellena con rodajas de duraznos frescos o en almíbar. A veces, se agrega una mezcla de azúcar y canela para realzar el sabor natural de los duraznos. Esta tarta es refrescante y perfecta para disfrutar durante los meses más cálidos;
  • pastel de fresa: la base del pastel puede variar, desde bizcocho hasta masa quebrada. Las fresas, a menudo en rodajas o en forma de puré, se colocan sobre la masa y pueden ir acompañadas de una crema pastelera o glaseado. Es una opción popular en la primavera y el verano, cuando las fresas están en temporada;
  • tarta de manzana: con una base de masa quebrada o hojaldre, se cubre con rodajas de manzanas sazonadas con canela y azúcar. Algunas versiones también incluyen una capa de crema o compota de manzana. Se hornea hasta que las manzanas estén tiernas y la masa, dorada. Se sirve a menudo caliente, acompañada de helado o crema batida.
Cómo citar este artículo Tes NehuénPublicado por Tes Nehuén, el 10 de enero de 2024. Postre - Qué es, definición, evolución y origen. Disponible en https://definicion.de/postre/
Definiciones Relacionadas
Buscar otra definición
x