Definición de smog

Smog es un concepto de la lengua inglesa formado a partir de los vocablos smoke (que se traduce como “humo”) y fog (“niebla”). El diccionario de la Real Academia Española (RAE) no acepta este término, sino que prefiere la palabra esmog.

Smog

El esmog o smog es una combinación de humo, niebla y diversas partículas que se encuentra en la atmósfera de los lugares con elevados índices de contaminación. El fenómeno se produce cuando el aire se estanca por un periodo extendido de alta presión y las partículas contaminantes quedan flotando en las capas atmosféricas inferiores por su mayor densidad.

Cuando se produce, debido a los rayos del sol, la catalización de las partículas orgánicas volátiles y de los óxidos de nitrógeno que emanan los automóviles, se genera lo que se conoce como smog fotoquímico. Esto deriva en la formación de nitrato de peroxiacilo y de ozono, que provoca la irritación del sistema respiratorio y molestias en los ojos.

El smog se genera en las ciudades donde circulan muchos vehículos a motor y donde existe una intensa actividad industrial, ya que estos factores generan contaminación atmosférica. El fenómeno se intensifica en los días soleados y calurosos debido a que las capas superiores del aire se vuelven más gruesas. En las localidades que tienen montañas a su alrededor también se intensifica la formación de smog: las sustancias contaminantes no circulan.

La Ciudad de México, San Pablo (Brasil), Buenos Aires (Argentina), Lima (Perú), Santiago de Chile, Nueva York (Estados Unidos), Los Ángeles (Estados Unidos) y Pekín (China) son algunas de las ciudades con mayor nivel de smog.

Aunque se trate de un fenómeno tan común en muchas ciudades de gran importancia a nivel mundial, las consecuencias del smog no son para nada despreciables. En primer lugar, puede generar problemas en el sistema respiratorio, sobre todo a aquellos individuos que padecen asma; dependiendo de la intensidad de esta enfermedad, puede resultar imposible resistir un día entero en una urbanización donde el smog sea parte indivisible del paisaje.

Pero no es necesario sufrir un trastorno previo para que el smog afecte nuestra respiración, ya que produce daños en las membranas de los pulmones, y esto deriva en malestar, dolores, irritación en la garganta y tos, además de dificultar la hidratación de los ojos.

SmogEn el peor de los casos, una exposición considerable y continua al smog puede derivar en un cáncer de pulmón de una gravedad similar o tal vez mayor a la que resulta del consumo de tabaco. Sobra decir que una ciudad con este problema no es amigable para aquellas personas con vocaciones tales como el canto, la locución, la actuación o los deportes en general, aunque nadie debería vivir en estas condiciones.

Como si todo esto fuera poco, no debemos olvidar que el resto de los seres vivos también sufren las consecuencias del smog. Los demás animales, algunos de los cuales llevamos a vivir a las ciudades sin preguntarles si es lo que realmente quieren, deben respirar esta combinación letal de humo y niebla, y por eso desarrollan problemas que jamás deberían enfrentar en la naturaleza. El caso de las plantas, desde un punto de vista egoísta, también nos afecta, ya que el smog no les permite brindarnos los beneficios que los caracterizan.

Existen muchas medidas que pretenden disminuir el smog en las ciudades, como ser las siguientes:

* fomentar la movilidad eléctrica en lugar del uso de combustibles;
* imponer peajes en las zonas de mayor tránsito de vehículos;
* mejorar las características y prestaciones del transporte público;
* ampliar las zonas verdes;
* usar asfaltos tales como el Noxer, capaces de absorber un porcentaje de la contaminación.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de smog (https://definicion.de/smog/)
Top