Definición de apicultura

La noción de apicultura hace referencia a las actividades, los procesos y las técnicas vinculadas a la cría de los insectos conocidos como abejas. La apicultura se lleva a cabo con el objetivo de que las abejas se desarrollen y se reproduzcan para luego recolectar los productos que elaboran, como la miel.

Apicultura

El origen de la apicultura es muy remoto: de acuerdo a pinturas rupestres, se puede estimar que hace cerca de 8.000 años el hombre ya recolectaba la miel que producían las abejas. Los primeros esfuerzos para controlar a estos animales y apropiarse de sus productos se habrían desarrollado en el periodo Neolítico.

Los enjambres de abejas viven en colmenas: en ellas, con cera, desarrollan los panales donde colocan la miel. En las colmenas es posible distinguir entre los zánganos, las abejas obreras y las abejas reinas, que se reparten las tareas de acuerdo a su condición. Los apicultores se encargan de controlar la población, alejando plagas y cuidando que los insectos no contraigan enfermedades.

El producto más importante para la apicultura es la miel. Se trata de un fluido que elaboran las abejas mediante secreciones de las plantas, excreciones de otros insectos y el néctar que tienen las flores, sustancias que procesan con su saliva. Los seres humanos utilizan la miel como endulzante.

La cera, los propóleos, el polen y la jalea real son otros productos que suelen recolectarse a través de la apicultura. Incluso se suele obtener la apitoxina, que es el veneno que segregan las abejas obreras para defenderse de amenazas y al luchar entre sí. Este veneno puede emplearse para aliviar ciertos síntomas de los trastornos de las articulaciones.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de apicultura (http://definicion.de/apicultura/)