Definición de autótrofos

El adjetivo autótrofo se utiliza para calificar a los organismos que pueden tomar sustancias inorgánicas y transformarlas en las materias orgánicas que necesitan para subsistir.

Autótrofos

Los organismos autótrofos, por lo tanto, pueden sintetizar sustancias orgánicas partiendo de otras inorgánicas. Esto quiere decir que no requieren alimentarse de otros seres vivientes.

Dicho de un modo simplificado, los seres autótrofos son aquellos que se encargan de la generación de sus propios alimentos. Su fuente de carbono es el dióxido de carbono, mientras que producen energía a partir de elementos químicos o de la luz.

Entre los organismos autótrofos encontramos a las plantas y a algunas bacterias. En el caso de las plantas, estas especies recurren a la fotosíntesis: el proceso que permite convertir la materia inorgánica en orgánica mediante la luz. La energía lumínica que reciben de los rayos del sol es transformada en energía química, almacenándola en moléculas de adenosín trifosfato (conocido como ATP). Luego, el ATP posibilita la síntesis de otras moléculas orgánicas más estables.

Otros organismos autótrofos apelan a la quimiosíntesis. Se trata de bacterias que sintetizan el ATP tomando la energía liberada en reacciones de compuestos inorgánicos que han sido reducidos.

Mientras que las plantas y ciertas bacterias se generan su propio alimento y son autótrofos, otros organismos necesitan alimentarse con otros seres vivos para obtener las sustancias que les permiten producir moléculas orgánicas de complejidad. Todos los animales, incluyendo al ser humano, son heterótrofos.

Estos heterótrofos consiguen energía al romper las moléculas de los organismos autótrofos que ingieren. Cuando un animal carnívoro se come a otro animal, la energía también tiene su origen en un ser autótrofo (ingerido en una primera etapa por la presa devorada).

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de autótrofos (https://definicion.de/autotrofos/)