Definición de desastre

El término desastre, que deriva de la lengua occitana, alude a un acontecimiento trágico, lamentable o desdichado. Un desastre es una desgracia de gran magnitud que afecta enormemente a las víctimas o los perjudicados.

Desastre

Por ejemplo: “Desastre en el sudeste asiático: un tsunami dejó como saldo más de mil muertos”, “El terremoto provocó un desastre en toda la provincia”, “El gobierno hizo un desastre en la economía nacional”.

Por lo general la idea de desastre refiere a un hecho que causa un daño grande a las personas o al medio ambiente, generando un cambio forzado de características negativas. Este tipo de hechos puede tener una causa natural o ser provocado por el ser humano.

En enero de 2010, por citar un caso, se produjo un desastre natural que afectó a Haití. Por aquel entonces, en el país caribeño se registró un terremoto de enorme magnitud que luego tuvo varias réplicas. Se estima que el sismo provocó el deceso de unas 316 000 personas, además de destruir gran parte de la infraestructura de la nación.

La Segunda Guerra Mundial, por otra parte, fue un desastre causado por el hombre. Entre 1939 y 1945, este enfrentamiento bélico que involucró a numerosos ejércitos causó más de 50 millones de muertes.

La noción de desastre también se emplea para definir a aquello que tiene mala calidad (“Este hotel es un desastre: la cama está rota, el desayuno es horrible y los empleados son groseros”) y a aquel cuyas acciones salen mal (“En el último partido, el defensor español fue un desastre”).

Medidas para disminuir las consecuencias de un desastre natural

DesastreQuienes han sobrevivido un desastre natural saben que se trata de una auténtica pesadilla que puede acabar con la vida de cientos de personas, destruir sus viviendas y dejar una huella imborrable a su paso. Pero ante un fenómeno de este tipo no estamos completamente indefensos, especialmente si los gobiernos se comprometen a poner en marcha ciertas medidas para reducir su impacto en la población.

En primer lugar, se recomienda que los ciudadanos tengan a su disposición ciertos medios materiales para protegerse y hacer frente a un desastre natural. Esto se vuelve especialmente necesario para las personas con movilidad reducida, para los ancianos y para los niños. La prueba de que esta medida puede marcar una diferencia es que los países más desarrollados, donde ya se han aplicado en más de una ocasión, siempre se recuperan con más facilidad que los demás.

Otro de los consejos ofrecidos por los expertos en esta materia es la creación de planes de ordenación territorial, tanto para las ciudades como los municipios, que contemplen los potenciales peligros naturales. A través de éstos, los responsables institucionales deberían prohibir que la gente ocupase las zonas de alto riesgo, así como proporcionar sistemas efectivos de denuncia para informar a las autoridades si alguien incumple dicha norma.

Para indicar el grado de exposición de cada territorio existen los mapas de riesgo, donde es posible plasmar las zonas en las cuales podrían ocurrir deslizamientos, inundaciones, temporales, sequías, vulcanismo y sismicidad, entre otros desastres naturales. La elaboración de estos mapas es obligatoria en muchos países, así como su publicación gratuita para que los ciudadanos tengan la posibilidad de consultarlos cuando lo deseen.

La educación siempre es la llave para el crecimiento de la sociedad, y en el caso específico de los desastres naturales puede brindar a la población las herramientas necesarias para proceder sin perder la calma. Tanto los profesionales como los voluntarios deben atravesar un proceso de entrenamiento que los prepare para enfrentar las emergencias de manera eficaz, con una clara visión de las prioridades y los conocimientos para asistir a las víctimas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2017. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de desastre (https://definicion.de/desastre/)

Buscar otra definición