Definición de estufa

De acuerdo a la región, la idea de estufa puede aludir a dos objetos diferentes. En algunos países, se llama estufa al aparato que se emplea para calefaccionar un ambiente mediante la combustión o con energía eléctrica. En otras naciones, en cambio, una estufa es un dispositivo que sirve para cocinar.

Estufa

Una estufa, por lo tanto, puede ser un calefactor. En este caso, se trata de un dispositivo que produce y emite calor. Las estufas son muy importantes cuando las temperaturas son bajas, ya que ayudan a calentar una casa, un local comercial, una oficina u otro espacio cerrado.

Existen distintas clases de estufa. Entre las más populares se encuentran las estufas de gas, que producen el calor a través de la combustión de butano u otro gas. Las estufas eléctricas, por su parte, suelen contar con un radiador que recurre a la energía eléctrica para generar calor, que luego es transmitido por convección o radiación.

Como elemento de cocina, la estufa también apela a la combustión o a la electricidad para producir el calor que se necesita para la cocción de los alimentos. Estas estufas suelen tener un horno, un asador y varias hornallas, hornillas, hornillos o quemadores.

Según en qué sector del aparato se ubican los alimentos, y qué utensilios y productos se emplean, las estufas sirven para cocer, freír, fundir, asar o hervir. Por lo general se necesitan sartenes, ollas y otros objetos para cocinar la comida.

Con ambos tipos de estufa, es necesario tomar precauciones para evitar accidentes. Al generar calor y trabajar con fuego, las estufas pueden provocar lesiones o hasta causar incendios.

La estufa, en cualquiera de sus dos acepciones, es un objeto que hoy en día puede parecer imprescindible para casi todos los seres humanos, pero que no deja de ser un “lujo” propio de la época en la que vivimos. Nuestros antepasados más lejanos no contaban con este tipo de herramientas para volver el día a día más fácil, por lo cual debían abrigarse y preparar sus alimentos de formas más rudimentarias, aunque no necesariamente peores.

EstufaSi pensamos que en un principio nuestra raza no necesitaba recurrir a los abrigos artificiales para soportar el frío ya que contaba con la suficiente cantidad de vello corporal para hacer frente a los meses de invierno con el cuerpo desnudo, no cabe duda de que en este sentido hemos dado un paso hacia atrás. Los seres humanos nos preciamos de haber evolucionado muy por encima de las demás especies, pero somos los únicos que no pueden sobrevivir sin ropa y que no cuentan con garras o dientes para cazar de forma natural.

La estufa para cocinar es otro artículo común en la actualidad que en su momento no existía y no por eso los seres humanos antiguos pasaban hambre. Incluso antes del descubrimiento del fuego podían alimentarse perfectamente, como lo hacen en la actualidad todos los animales e incluso algunas personas que prefieren prescindir de la cocción.

Todo esto nos lleva a pensar en qué habría pasado si nos hubiéramos mantenido más cerca de nuestra propia naturaleza, si no hubiéramos sentido la tentación de manipularlo todo a nuestro alrededor al punto de llegar a depender de nuestras creaciones para sobrevivir.

Por otro lado, también podemos pensar en lo contradictorio y alarmante que resulta que tantas personas pobres no tengan acceso a una casa, lo cual anula también la posibilidad de contar con una estufa para cocinar o una para calentarse las manos. Si en la actualidad consideramos estos artículos indispensables para la vida, ¿cómo se explica que la gente con poder ignore el sufrimiento de tantas personas?

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2017. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de estufa (https://definicion.de/estufa/)

Buscar otra definición