Definición de

Habilidades interpersonales

Las habilidades interpersonales son parte de las destrezas del ser humano que se enmarcan en el conjunto de las habilidades blandas. Engloban a todas las destrezas, cualidades y capacidades que le permiten a alguien forjar buenos vínculos sociales y lograr una óptima interacción social.

Resultan esenciales para construir lazos sólidos en el día a día y posicionarse bien dentro del ámbito laboral. Dando muestras de empatía, compromiso, flexibilidad para adaptarse a los cambios, excelente disposición tanto para la comunicación como para la escucha activa, actitud positiva, sinceridad y tolerancia se fortalece la imagen personal en todos los planos. En el camino profesional, en tanto, se valoran mucho el liderazgo, el poder de negociación, la adaptabilidad y la responsabilidad, entre otras cuestiones que trazan un buen perfil de empleado/a. Para desempeñar un rol en áreas de atención al cliente, por detallar un caso puntual, es indispensable ofrecer buen trato y demostrar habilidades con orientación al servicio, dotes para la escucha con interés y atención, facilidad para hacer relaciones públicas y talento para la negociación y la resolución de conflictos.

Cabe resaltar que quien construye su camino demostrando confianza en uno mismo, afán de superación, honestidad, motivación, asertividad y ética laboral cuenta con mayores chances de abrazar el éxito y concretar sus metas que aquellos que poseen una inclinación notoria hacia el pesimismo, se imponen desde la soberbia, no tienen constancia y no se esfuerzan por alimentar los vínculos sociales ni por tener en consideración al prójimo.

Vínculos humanos

Para interactuar con los demás y forjar buenos, adecuados y duraderos vínculos es esencial cultivar y fortalecer las llamadas habilidades interpersonales.

Si tienes solo unos segundos, lee estos puntos claves:
  • Autoconocimiento: conocer nuestras fortalezas y debilidades es clave para el desarrollo personal e interpersonal.
  • Conexión con el organismo a nivel físico, mental y espiritual: la meditación y la identificación de emociones nos ayuda a mantener un equilibrio beneficioso.
  • Implementación de técnicas de relajación y terapia cognitiva conductual: Controla la ansiedad, gestiona el estrés y transforma reacciones, sentimientos y pensamientos negativos en comportamientos deseables.
  • Entrenamiento de habilidades interpersonales: Participar en cursos, seminarios y lecturas especializadas nos ayudará a mejorar nuestra comunicación y comprensión de los demás.

Desarrollo de habilidades interpersonales

Si bien la personalidad, el carácter y el temperamento de alguien resultan clave al momento de la generación de vínculos humanos, existen estrategias, técnicas y otros recursos destinados a favorecer el desarrollo de habilidades interpersonales y las conductas sociales positivas.

Un buen punto de partida es estimular y ejercitar el autoconocimiento porque es vital en materia de desarrollo personal. Un conocimiento propio profundo, a conciencia y sincero proporciona información útil acerca de debilidades y fortalezas, contribuyendo a reconocer aspectos y rasgos que conviene modificar y otros que vale la pena potenciar.

Conectarse (o reconectarse) con el organismo a nivel físico, mental y espiritual, hacer meditación e identificar las emociones que se van experimentando y el impacto o efecto que ellas tienen en los demás es aconsejable para conseguir bienestar emocional, estabilidad psicológica, autoestima elevada y un equilibrio beneficioso a nivel individual y colectivo.

Implementar técnicas de relajación es recomendable, asimismo, porque ayuda al manejo de la ansiedad y a una efectiva gestión del estrés. También se suele sugerir hacer terapia cognitiva conductual cuando se necesita hacerle frente a reacciones no deseadas, sentimientos o pensamientos negativos a fin de evitarlos y transformarlos en comportamientos deseables guiados por emociones e ideas positivas que propicien la adaptación y un modo saludable de afrontar y resolver situaciones problemáticas.

Participar en seminarios de desarrollo personal, realizar cursos centrados en la formación de habilidades interpersonales y leer artículos o libros especializados en integración e interacción social son otras alternativas a considerar.

Vínculos humanos

Las relaciones sociales de calidad contribuyen a evitar la soledad, favorecen el bienestar general, fortalecen el ánimo y la autoestima, estimulan la seguridad y confianza personal y permiten tener apoyo y compañía tanto en los buenos como en los malos momentos.

Puede servirte: Desarrollo personal

Beneficios de las competencias en materia interpersonal

Los beneficios de las competencias en materia interpersonal son numerosos. Se logra a través de ellas alimentar la inteligencia emocional, mejorar la comunicación y, en definitiva, evolucionar en la comprensión de los demás y en la propia capacidad de expresión.

Quienes se ocupan de cultivar y consolidar las habilidades interpersonales consiguen una salud mental más estable, disfrutan el privilegio de tener y hacer amistades, están en condiciones de brindar apoyo emocional a gente de su entorno afectada por problemáticas o realidades complejas y pueden desenvolverse sin mayores dificultades dentro de una sociedad cualquiera sea la posición o el cargo que vayan ocupando. De carecer de recursos y capacidades enlazados a la interacción con uno o más individuos, en tanto, por lo general se tiende al aislamiento por temor, vergüenza o imposibilidad a la hora de socializar.

Ver también: Interpersonal

Habilidades interpersonales en distintos contextos

Para sumar oportunidades de triunfar a lo largo de la vida en el plano personal y en la esfera profesional es primordial entrenar las habilidades interpersonales desde edad temprana. Es valioso saber desenvolverse bien, con seguridad, autonomía y decencia en todo momento, lugar y contexto.

Desde la niñez hay que enseñar a saber escuchar y transmitir la importancia de respetar, adaptarse, alcanzar un buen manejo de la frustración y sobrellevar los inconvenientes u obstáculos con calma y actitud positiva.

Agradecimiento

Ser agradecido es una cualidad que genera efectos positivos en uno mismo y en los demás ya que supone tener conciencia de todo lo bueno que se recibe o se vive, refleja aprecio y propicia la plenitud mental, física y espiritual.

A los lazos familiares hay que animarlos y mantenerlos, básicamente, desde el afecto y la cercanía. Pero existen elementos comunes a todas las relaciones sociales que deberían estar siempre presentes más allá del nivel de confianza o el tipo de vínculo que se forje. En los sitios de trabajo, en los entornos académicos y en cualquier espacio ocasional donde se establezcan conexiones sociales tendrían que prevalecer la armonía, la aceptación, la cooperación, la bondad, la conciencia social y el altruismo.

Llevate gratis el libro digital "Cómo aprender a estudiar" y suscríbete a Definicion.de ↓

Recibe el ebook en segundos 90 páginas con consejos y técnicas de estudio Novedades semanales
Cómo citar este artículo Publicado por Verónica Gudiña, el 1 de febrero de 2024. Habilidades interpersonales - Qué son, definición, beneficios y competencia. Disponible en https://definicion.de/habilidades-interpersonales/
Buscar otra definición
x