Definición de lavandina

En países como Argentina, Uruguay, Chile, Paraguay y Bolivia, la idea de lavandina se emplea para aludir al producto que, en otras regiones, se conoce como lejía. Se trata de una mezcla de agua y sales alcalinas que se utiliza como blanqueador y desinfectante.

Lavandina

Por lo general la lavandina es hipoclorito de sodio que se disuelve en una solución acuosa. Por sus características, es una sustancia adecuada para eliminar bacterias y otros microorganismos, por lo cual suele aprovecharse para limpiar la cocina y el baño.

Sin embargo, el uso de lavandina acarrea ciertos riesgos. Al entrar en contacto con amoníaco o con un ácido, genera un gas tóxico. Debido a que muchos productos de limpieza cuentan con estos componentes, la combinación puede resultar perjudicial para el organismo.

Más allá de estas cuestiones, la lavandina es muy útil por su amplio espectro de acción contra los microbios. Al limpiar correctamente con lavandina, se garantiza la desinfección de la superficie y, por lo tanto, se minimiza el riesgo de contraer diferentes enfermedades.

Las personas que usan lavandina para limpiar cada rincón de la casa por miedo a contraer ciertas enfermedades pueden resultar víctimas de una intoxicación a causa de no quitar todo resto de este producto tan tóxico luego de la limpieza o, peor aún, poner en riesgo a los niños y animales de la casa por esta misma razón. Tan sólo inhalarla representa un peligro.

Esto no significa que no podamos usar lavandina para mantener limpios nuestros hogares, sino que debemos tomar en cuenta ciertos consejos para minimizar los riesgos de intoxicación, tanto para nosotros como para nuestros seres queridos. De hecho, uno de los problemas es que el uso de este producto se hereda de generación en generación sin la preparación adecuada, sino que simplemente se vuelve una costumbre que se cumple de forma inconsciente.

Uno de los mejores consejos es abrir todas las ventanas para que los ambientes de la casa se encuentren ventilados de manera adecuada. Por otro lado, no es conveniente mezlcar lavandina con otros productos de limpieza, ya que, como en el caso del amoníaco, la mezcla puede producir gases tóxicos. Con respecto a la vestimenta, existen dos temas a tomar en cuenta: para evitar la decoloración accidental de nuestras prendas favoritas se recomienda usar ropa vieja; para minimizar el contacto de la lavandina con la piel, es adecuado usar guantes de goma.

La lavandina en gel es un producto muy recomendado como reemplazo de la tradicional, ya que no salpica y elimina un mayor número de gérmenes a causa de no deslizarse rápidamente.

Veamos algunos de los síntomas más evidentes y frecuentes de la intoxicación por lavandina:

Lavandina* ardor y enrojecimiento de los ojos;

* náuseas y vómitos;

* tos (esto se da especialmente en el momento de la inhalación);

* descenso de la presión arterial;

* dolor de garganta o molestias en la boca;

* sensación de ardor en el esófago;

* arritmia.

Si por accidente ingerimos lavandina, se recomienda mantener la calma y evitar provocar el vómito. En su lugar, conviene enjuagarse la boca con agua fría y beber agua lentamente para diluir el producto. Seguidamente, siempre conviene pedir ayuda médica.

En la actualidad, además de las lavandinas tradicionales que pueden tener diversas concentraciones de cloro, existen las lavandinas aditivadas. En este caso, el producto cuenta con alguna sustancia que le confiere propiedades adicionales (por ejemplo, para hacer que la lavandina también desengrase).

Cabe destacar que, al manipular un envase con lavandina, es necesario utilizar guantes para evitar el contacto con la piel: si dicho contacto se produce, hay que enjuagar con abundante agua. Si se ingiere lavandina por accidente, en tanto, resulta indispensable acudir a un hospital de manera urgente.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2018. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de lavandina (https://definicion.de/lavandina/)

Buscar otra definición