Definición de

Protocolo de Kioto

El Protocolo de Kioto es un acuerdo internacional que compromete a las potencias industrializadas a minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para alcanzar ciertas metas. Su aprobación tuvo lugar a fines de 1997, aunque recién entró en vigencia en febrero de 2005.

La noción de protocolo tiene varios usos. Puede aludir a una serie ordenada de documentos; al acta de un pacto; a un conjunto de normas; o una secuencia de pasos que deben seguir en un procedimiento. Kioto, en tanto, es la ciudad japonesa donde se firmó este instrumento que apunta a combatir el cambio climático.

Cuidado medioambiental

El Protocolo de Kioto busca cuidar la ecología sin atentar contra el desarrollo sostenible.

Si tienes poco tiempo, revisa el índice o el resumen con los puntos clave.

Historia del Protocolo de Kioto

La historia del Protocolo de Kioto se inicia en 1992. En dicho año se concretó la adopción de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que se planteó el objetivo de mantener estable el nivel de gases de efecto invernadero en la atmósfera para que la actividad humana no interfiera peligrosamente en el clima.

La CMNUCC fijó por entonces que dicha estabilización tenía que darse en el plazo necesario para que los ecosistemas pudieran adaptarse, de forma natural, al cambio climático. De igual forma, se acordó no perjudicar el desarrollo económico aunque apostando por la sostenibilidad.

Con la intención de avanzar de manera más firme en la reducción de emisiones, en 1997 se acordó incorporar a la CMNUCC un instrumento con medidas vinculantes en términos jurídicos. Dicha herramienta es el Protocolo de Kioto, que se firmó el 11 de diciembre de dicho año en la localidad japonesa y está en vigor desde el 16 de febrero de 2005.

En este punto es importante mencionar que la obligatoriedad de cumplimento aplica solamente a aquellas Partes en la convención (es decir, países adherentes) que hayan ratificado también el protocolo. Según los datos de las Naciones Unidas (ONU), el Protocolo de Kioto tiene 192 Partes en la actualidad.

Efecto invernadero

Con el Protocolo de Kioto se apunta a reducir la contaminación del aire.

El contexto

La CMNUCC surgió en el marco de la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro que se realizó en 1992. En dicho encuentro, además de la CMNUCC, se crearon el Convenio sobre la Diversidad Biológica y la Convención de Lucha contra la Desertificación.

De acuerdo a los especialistas, el gran avance de la CMNUCC fue haber reconocido la existencia de un problema. Partiendo del Protocolo de Montreal de 1987, se propuso obligar a los Estados a comprometerse con la seguridad del ser humano en materia ambiental más allá de la falta de certezas aportadas por la ciencia.

En este contexto, se estableció una meta: que las concentraciones de gases de efecto invernadero no provoquen «interferencias antropógenas peligrosas» en el clima. Asimismo, se definió que la responsabilidad principal recayera en los países desarrollados debido a que son los que más emisiones realizan.

En concreto, la CMNUCC obliga a estas naciones a informar con regularidad sus políticas vinculadas al cambio climático y a dar a conocer cada año un inventario de sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Respecto al Protocolo de Kioto, lo que hace es poner en marcha los mecanismos previstos por la CMNUCC, implementando objetivos vinculantes para la Unión Europea (UE) y 36 Estados industrializados.

El protocolo también fomentó la promulgación de leyes para que las naciones cumplan sus compromisos y contribuyó al nacimiento de los llamados bonos de carbono. Para complementar los esfuerzos, luego se estableció el Acuerdo de París, también como parte de la CMNUCC.

Ecología

El Protocolo de Kioto se enmarca en una política medioambiental global.

Objetivos del Protocolo de Kioto

El objetivo central del Protocolo de Kioto es atenuar el cambio climático provocado por el hombre. Se considera que la actividad industrial, a través de ciertos gases que emite, provoca el efecto invernadero que incentiva el calentamiento global.

El metano (CH4) y el dióxido de carbono (CO2) son dos de los principales gases de efecto invernadero. Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), de no lograrse una reducción de emisiones se forzará un mayor calentamiento global y el sistema climático global registrará múltiples alteraciones en el siglo XXI.

Una disminución de la contaminación, por lo tanto, es indispensable para cuidar el medio ambiente y evitar un aumento peligroso de la temperatura global. No hay que olvidar que el cambio climático provoca un incremento de la frecuencia de los desastres naturales, con inundaciones, sequías y otros fenómenos recurrentes que afectan la vida humana y causan la pérdida de biodiversidad.

Una de las medidas que se necesitan para mejorar el panorama es avanzar hacia una transición energética que lleve a abandonar progresivamente el uso de energía fósil en pos de las energías renovables, como la energía solar o la energía eólica.

Los mecanismos

Los mecanismos del Protocolo de Kioto para cumplir sus objetivos son varios. Independientemente de las acciones que cada nación ejecute a nivel interno, este instrumento ofrece recursos adicionales para la conformación de un mercado de emisiones.

Cada Parte en el Protocolo de Kioto dispone de derechos de emisión en virtud del compromiso asumido. Esas emisiones permitidas son divididas en unidades de cantidad asignada.

Cuando a un país le sobran unidades (es decir, tiene más emisiones permitidas de las que efectivamente realiza), puede vender ese excedente a alguna nación que haya superado su propio nivel autorizado. Este comercio de emisiones lo que hace es posibilitar una compensación entre los Estados sin que se afecte el objetivo global.

El Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), por otro lado, habilita a una nación desarrollada a poner en marcha un proyecto de reducción de emisiones en un país no desarrollado. A partir de esta implementación consigue créditos comercializables de reducción certificada de emisiones que puede contabilizar para cumplir con sus obligaciones.

El concepto de aplicación conjunta, en tanto, brinda la chance a una Parte de conseguir unidades de reducción de emisiones a partir de un proyecto de eliminación o un compromiso de reducción de emisiones de otra Parte. Este intercambio implica que el país que obtiene las unidades de reducción de emisiones realice una inversión en la otra nación o le transfiera tecnología.

Cómo citar este artículo Julián Pérez PortoPublicado por Julián Pérez Porto, el 30 de noviembre de 2023. Protocolo de Kioto - Qué es, definición, historia y objetivos. Disponible en https://definicion.de/protocolo-de-kioto/
Buscar otra definición
x